Prohíben en Italia acercamiento a barco de ONG con migrantes a bordo

0
196

La Capitanía del Puerto de la ciudad siciliana de Siracusa decretó hoy la prohibición de acercamiento al buque Sea Watch 3 en un radio menor de media milla náutica.

La medida dictada respecto al barco en el cual permanecen 47 migrantes rescatados en el Mediterráneo desde hace nueve días, incluye ‘la navegación, anclaje y permanencia con cualquier unidad, sea deportiva que profesional’ y cualquier otra actividad vinculada a los usos civiles del mar no expresamente autorizadas.

El objetivo declarado por la disposición publicada en el sitio web de la autoridad portuaria es proteger ‘el orden público y la salud pública’.

La prohibición se produce tras las críticas del ministro del Interior, Matteo Salvini, a tres diputados, quienes subieron la víspera a bordo de la embarcación para constatar la situación de los migrantes, a favor de cuyo desembarco se pronunciaron por razones humanitarias.

Acompañaron a los legisladores el alcalde de la ciudad portuaria de Siracusa, Franceso Italia, la portavoz de la representación en este país de la organización no gubernamental Sea Watch, Giorgia Linardi, entre otros.

La acción se enmarcó en las gestiones y llamados realizados en días recientes por representantes de otros sectores a favor de encontrar una solución al problema, mientras el gobierno italiano permanece inmutable en su política de puertos cerrados a la inmigración irregular.

En un mensaje difundido hoy a través de la red social Twitter el ministro del Interior, Matteo Salvini, acusó hoy al comandante y el resto de la tripulación del barco de ignorar las indicaciones recibidas para desembarcar los migrantes en el puerto más próximo al lugar del rescate.

Salvini apuntó que ‘si fuese así estaremos ante un delito y una voluntad precisa de utilizar estos inmigrantes para una batalla política’, lo que consideró ‘un hecho gravísimo’.

Mientras tanto, el buque perteneciente a la organización no gubernamental alemana Sea Watch, permanece a 1,4 millas náuticas de la costa italiana a la espera de autorización para desembarcar a los migrantes en puerto seguro, posibilidad negada hasta ahora por los países europeos.