Prisión para el exministro del interior de Nigeria Abba Moro

0
561

Abba-MoroEl exministro de Interior de Nigeria se ha declarado no culpable este lunes por los cargos de fraude y blanqueo de capitales por valor de 677 millones de nairas (3,1 millones de euros) de los que fue acusado por una contratación de conductores que desencadenó una estampida humana en la que murieron 20 personas.

Abba Moro, que trabajaba en la Administración del expresidente Goodluck Jonathan, está acusado de defraudar a cerca de 7.000 candidatos al puesto de conductor a los que pidió que pagasen dinero a cambio de su contratación, junto con otros tres exfuncionarios y con la compañía que supervisó el proceso.

La Comisión de Crímenes Económicos y Financieros (EFCC) ha asegurado que 676.675 solicitantes al puesto pagaron 1.000 nairas cada uno,(4,61 euros), «bajo el falso pretexto de que ese dinero estaba destinado al ejercicio de su contratación online». La EFCC ha añadido que esos ingresos fueron utilizados para renovar una casa en un lujoso distrito de la capital, Abuya.

Como parte del servicio de contratación de inmigrantes, las personas que quisieran solicitar uno de esos puestos de conductor tenían que acudir al estadio nacional de Nigeria en marzo de 2014, lo que desencadenó una estampida que dejó 20 muertos. Esta situación subrayó la desesperación de los ciudadanos por conseguir un trabajo en el país más poblado y con la mayor economía de África.

Los cargos contra Moro y otros acusados han sido leídos en el Tribunal Supremo Federal en Abuja. Todos los acusados se han declarado no culpables. Moro permanecerá bajo custodia hasta el pago de fianza el próximo miércoles.

Los anteriores ministros de Defensa y Finanzas, y el exconsejero de Seguridad, han sido imputados en los últimos meses. La EFCC hizo una redada en la oficina del anterior vice presidente a principios de este mes.

Este es el último caso de corrupción de una larga lista en la que se han visto implicados exaltos cargos del anterior Gobierno de Jonathan. La corrupción en Nigeria ha conseguido enriquecer a la élite política y económica pero la gran mayoría de los nigerianos vive en la pobreza, a pesar de que la nación africana tiene ricos recursos de hidrocarburos. Por ello, el presidente, Mumamadu Buhari, se ha marcado como objetivo la lucha anticorrupción.