Primera universidad del CADTM-África

0
358

CADTM AfriqueEl CADTM-África celebró el fin de semana su Primera Universidad en Hammamet (Túnez). Después de haber sido el país anfitrión del Foro Social Mundial hace un año, Túnez acoge esta vez la universidad del CADTM-África. Han llegado ciudadanos de los cuatro puntos cardinales de África –Burkina Faso, Togo, Benín, Camerún, República Democrática del Congo, Malí, Níger, Senegal, Marruecos y Túnez- para intercambiar opiniones sobre la deuda y otras temáticas diversas como los recursos naturales, la auditoría y las deudas coloniales.

Robin Delobel CADTM

Emocionado, Fathi Chamkhi tomó la palabra para inaugurar la jornada de esta primera edición de la Universidad de la red CADTM-África. Dio las gracias a la sala, representativa de esta África que se mueve, que lucha por el presente del continente y también por su futuro.

Mimoun Rahmani, coordinador de la red CADTM-África subrayó que esta red trabaja principalmente sobre la deuda, pero no solo; también está comprometida en la lucha contra cualquier forma de opresión. «La deuda es una herramienta de transferencia de riqueza del Sur hacia el Norte, una parte importante de la deuda es ilegítima y odiosa, ya se ha reembolsado varias veces y constituye un peso enorme en el presupuesto de los estados. Nuestra principal estrategia consiste en realizar auditorías de la deuda».

Este año se organizará una gran campaña internacional contra la deuda con ocasión del septuagésimo aniversario de las instituciones de Bretton Woods, el FMI y el Banco Mundial.

Renaud Vivien, del CADTM internacional, señaló que el FMI no solo está presente en los países del Sur, sino que también actúa en Europa, bien sea en Grecia, Irlanda e incluso ahora en Ucrania.

Las personas presentes se dispersaron para dirigirse a los dos talleres de la mañana.

Saqueos de los recursos naturales y conflictos en África

El saqueo de África en su marco histórico no es nada nuevo, ya era efectivo en el comercio triangular tras la colonización que fue una forma de saqueo directo de las riquezas. Nabil, del CADTM/RAID, insistía para avanzar la idea de que la anulación de la deuda es lo mínimo que podemos exigir, no más caridad.

Issa, de la red nacional Deuda y Desarrollo de Níger, subrayó que el tema de las reparaciones frente al saqueo de los recursos continúa siendo actual, «son asuntos que nunca han cesado, tanto antes como durante y después de la colonización. Vemos una guerra perpetua contra África, todas las potencias se reparten el continente y sus riquezas. Sus recursos se sustraen por la fuerza, por las leyes o por juegos de negociaciones. El Consenso de Washington representa una forma legalizada de permitir la continuación del saqueo».Níger es el tercer productor mundial de uranio. La explotación empezó en 1971, principalmente por las filiales de Areva, Somair y Cominak. Mientras estas empresas producen 94.000 toneladas de uranio al año, las rentas del Estado relativas a la explotación solo alcanzan el 22% del total del presupuesto de Níger.

Issa nos informa de que siete rebeliones armadas han cortado el norte de Níger del resto del país. Los agentes del Estado no están protegidos, solo los agentes de Areva. Las cifras señaladas arriba respecto a la producción de uranio son las de Areva, no son fiables. Todos los jefes rebeldes que han llevado a cabo esa rebelión vivían en Francia. «Esa rebelión solo se creó para permitir los saqueos. Las órdenes llegan de Francia. Los jefes rebeldes perpetran todo tipo de crímenes, pero nunca atacan los intereses franceses». En enero de 2014, el Gobierno de Níger puso en marcha un sistema de auditoría de las dos sociedades con el fin de determinar cuánto produce Areva y cuánto gana.

Broulaye habla después del caso específico de Malí. Se pregunta: «¿Por qué los proyectos financiados por la UE no se confían a las empresas malienses? Hay que preguntarse cómo es posible que el Estado maliense solo tenga el 20% en la explotación del oro de Malí. Se han desplazado numerosos aldeanos en beneficio de las explotaciones de recursos mineros».

Broulaye, secretario del CADTM-África, recuerda a continuación el fenómeno de las privatizaciones de selvas iniciado recientemente en Malí. Hay una ley que impone sociedades públicas y privadas, «la lógica detrás de ellas es movilizar los recursos del Estado para alimentar el sector privado. Hay que implicar a los ciudadanos en la elaboración de los textos, pero que estos no sean ficticios. Cuando nos invitan, a menudo los documentos ya están preparados, los documentos votados deben estar conformes con las necesidades de desarrollo de los arrendadores». Volvemos a la misma farsa que en el gran debate nacional iniciado en Francia sobre las nanotecnologías (1).

Deudas coloniales e históricas de África

Massasamba, de Togo, inaugura el taller explicando el aumento de la deuda togolesa debido en parte al estallido de los precios del fosfato, recurso esencial en el presupuesto del país. «Hemos visto, como en otros países africanos, que los amigos personales del régimen establecido se han aprovechado del crecimiento de la deuda pública». Otros ejemplos de deudas ilegítimas es que «no se han llevado a cabo algunas realizaciones sobre el terreno a pesar de los contratos firmados y financiados».

Salah, de Marruecos, dedicó su intervención a la deuda colonial marroquí. En 1860 España exigió una indemnización a Marruecos a cambio de su salida de Tetuán, que ocupaba desde hacía años. A pesar de un préstamo contraído con Inglaterra, Marruecos no consiguió pagar a España y esta envió directamente a sus interventores a ocupar las aduanas marroquíes.

En 1880 se organizó la Conferencia de Madrid para decidir la salida española de Marruecos. Asistieron michos países. La situación económica era catastrófica, en parte debido a los pagos de las indemnizaciones tras las numerosas guerras perdidas y el tren de vida del sultán. Podemos citar por ejemplo el coche que disfrutaba cuando no había carreteras en Marruecos. Tenía una carretera exclusiva alrededor de su palacio. Salah señala la similitud con el tren de alta velocidad que se está construyendo en Marruecos para la línea Tánger-Casablanca (2).

Fathi, del RAID/CADTM-Túnez, reitera que «la deuda es un asunto eminentemente político y no solo financiero». Revela que en 1956, cuando accedió a la independencia, Túnez tuvo que «recomprar» sus propias tierras agrícolas a los colonizadores franceses. Y para ello tuvo que endeudarse con Francia. ¡Alucinante!

Youssef subraya que hablamos de deudas económicas pero también podríamos hablar de deudas culturales. Se habla del hombre unidimensional, existe una uniformidad ideológica en todo el mundo. Según él la relación entre deuda y cultura es muy estrecha. Claude profundiza en ese sentido indicando los vestigios culturales procedentes de países africanos depositados en los grandes museos europeos.

Auditorías de la deuda, ¿por qué?, ¿cómo?

La deuda de África se puede calificar de odiosa, inmoral, fraudulenta, poco representativa. No se contrató para el bien del pueblo sino para financiar proyectos inútiles que no sirven a las necesidades esenciales de los países concernidos. Los gobiernos se comprometieron en nombre de los pueblos pero los efectos de la deuda afectan a todos los ciudadanos.

Las auditorías consisten en investigar la deuda incluidos los mecanismos que gobiernan la economía mundial: ¿Quién se endeudó y en nombre de quién? La auditoría permite entender el proceso del endeudamiento y diferenciar la parte legítima y la parte odiosa. Se puede identificar qué parte ha servido en beneficio del pueblo para determinar la parte anulable.

En Túnez, el 85% de los préstamos desde 2011 sirven para pagar la deuda de Ben Alí. Aquí nos encontramos frente a una buena ilustración de préstamos ilegítimos. Renaud Vivien recuerda que en 2012 el Parlamento Europeo calificó de odiosa e ilegítima la deuda del mundo árabe. Sin embargo no ha cambiado nada desde entonces. El CADTM continúa presionando a los eurodiputados para que la UE cumpla sus compromisos.

La auditoría gubernamental llevada a cabo en Ecuador en 2007-2008 con participación de los movimientos sociales permitió identificar las deudas ilegítimas del país contraídas entre 1976 y 2006. Basándose en dicha auditoría, Ecuador rechazó el pago de una parte de su deuda consiguiendo de esa forma un ahorro de7.000 millones de dólares, dinero que ha podido utilizar para aumentar radicalmente los gastos públicos, en particular en sanidad, educación e infraestructuras. Este ejemplo demuestra que efectivamente se puede rechazar el pago de la deuda. Fue en gran parte gracias a la movilización de los movimientos sociales que esa auditoría se pudo realizar.

En Europa los ciudadanos pagan la factura de los rescates bancarios decididos por los gobernantes. En Bélgica y en Francia la deuda es el primer gasto del Estado: los liberales señalan a los parados para justificar el déficit presupuestario en vez de atacar a la deuda.

En 2009 se emprendió una auditoría en Malí. Se trataba en primer lugar de entender el asunto de la deuda para poder organizarse mejor en los países y saber cómo efectuar un alegato contra el proceso de endeudamiento. Bajo presión del Banco Mundial y del FMI, el Gobierno se vio obligado a aceptar el plan de ajuste estructural. El punto fuerte del CAD-Malí (Colectivo de las Alternativas Africanas, Deuda y Desarrollo) reside en la capacidad de los ciudadanos y de la sociedad civil para crear un contrapeso.

También se ha emprendido una auditoría de un país acreedor. Noruega anuló las deudas que consideró ilegítimas respecto a varios países del Sur gracias a los esfuerzos de las movilizaciones sociales.

A pesar del enorme peso de la deuda sobre numerosos países, existen rayos de esperanza.

Traducido del francés para Rebelión por Caty R.