Presidente sursudanés llama a rebeldes a deponer las armas

0
352

Salva KiirEl presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, llamó a los rebeldes que combaten contra su Gobierno a deponer las armas y continuar las negociaciones, hasta ahora frustradas por recurrentes violaciones de los acuerdos.

«Es necesario un diálogo político entre todos los componentes de Sudán del Sur, además de introducir reformas en el Ejército y la Policía», declaró el jefe de Estado en la celebración del tercer aniversario de la independencia del país (8 de julio de 2011).

Kiir instó a varios políticos opositores liberados hace poco por su Gobierno a retornar al país para ayudar en el proceso de construcción nacional y resolver asuntos pendientes entre el Ejecutivo y los rebeldes.

El mandatario ratificó su compromiso con la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), de la que su país es miembro junto a Etiopía, Uganda, Yibuti, Somalia, Kenya y Sudán, y solicitó que esa organización supervise un posible alto el fuego.

Tropas ugandesas enviadas por ese bloque del este africano, principal mediador en el conflicto, todavía permanecen en el país, reconoció el Presidente, y argumentó al respecto su derecho como Estado independiente a suscribir acuerdos bilaterales de defensa.

«Las tropas ugandesas sólo se retirarán cuando nos sintamos seguros en Sudán del Sur», subrayó el mandatario.

Sudán del Sur obtuvo hace tres años su independencia del resto del antiguo Sudán mediante un referendo refrendado por la comunidad internacional en el que la mayoría de la población votó por la separación, con lo que se convirtió en el Estado 193 de la ONU.

Milicias insurgentes permanecen en pie de guerra desde el 15 de diciembre pasado, cuando el exvicepresidente Riak Mashar, expulsado del Ejecutivo en julio de ese año, lideró una sublevación que se extendió luego por el país.

Negociaciones desde entonces en Addis Abeba, Etiopía, entre representaciones de ambas partes en pugna alcanzaron un primer acuerdo de cese el fuego el 23 de enero pasado y otro el 9 de mayo, sobre cuyo incumplimiento se acusan ambas partes.