Presidente sursudanés acepta reunirse en Etiopía con sublevados

0
461

Salva KiirEl presidente sursudanés, Salva Kiir, aceptó reunirse la próxima semana en Etiopía con el exvicepresidente Riak Machar, líder de los militares sublevados el 15 de diciembre último, cuyos choques con el Ejército acumulan ya miles de muertos.

El anuncio del jefe de Estado, que siguió a presiones de organismos como la ONU y la Unión Africana (UA) y a las de Gobiernos como el de Estados Unidos, se abstiene de precisar las condiciones del diálogo con el cabecilla rebelde, expulsado en julio pasado del Ejecutivo.

Aunque Kiir tampoco definió hasta qué punto está dispuesto a ceder a las propuestas de su rival, las conversaciones deberán buscar una solución política al contencioso, que ha provocado también 90 mil desplazados, según el organismo mundial.

El diálogo, en el que observadores políticos consideran estará presente una solicitud de Machar de liberar a presos políticos, fue anunciado por la televisión tras sucesivos contactos del Presidente sursudanés con jefes de Estado de la región.

Kiir se reunió aquí este jueves con el presidente de Kenya, Uhuru Kenyatta; y con el primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegn, y fue invitado por la Autoridad Internacional para el Desarrollo (IGAD, por sus siglas en inglés) a una cumbre mañana entre líderes regionales.

La reunión, que será en Nairobi con todos los miembros de esa organización (Kenya, Etiopía, Uganda, Somalia y Yibuti), tiene como principal tema de agenda la búsqueda de un arreglo pacífico al conflicto sursudanés, según fuentes de la IGAD.

Respectivos comunicados de ese bloque subregional y de la UA subrayaron la necesidad de un diálogo para resolver el conflicto en Sudán del Sur, cuyas víctimas organismos humanitarios coinciden en estimar en miles de muertos y 90 mil desplazados.

Las comunicaciones de ambos organismos africanos coinciden también en que los combates entre el Ejército y las fuerzas militares sublevadas, a las que se han sumado gran cantidad de sursudaneses de las regiones afectadas, pueden exacerbar rivalidades étnicas.

Ese elemento tribal, recurrente en las guerras internas en el antiguo Sudán, del cual Sudán del Sur se independizó en 2011, está ya presente en el actual conflicto por el origen de Kiir (dinka) y el de Machar (nuer), según fuentes locales y regionales.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, alertó este miércoles sobre la gravedad de ese ingrediente étnico dentro del conflicto y ofreció apoyo a la población.

«Sabemos que muchos de ustedes han sufrido terribles ataques. Hay familias que han perdido a sus seres queridos y están llenas de luto. Muchos fueron agredidos por su pertenencia étnica, lo que es una grave violación de los derechos humanos», declaró el líder de la ONU.

Salva Kiir anunció la recuperación de la estratégica localidad petrolera de Bor, mientras Machar asegura tener bajo control a Malakal, capital de Alto Nilo, y a otras dos estratégicas regiones, todas ellas altas productoras de petróleo.