Presidente sudafricano, humillado por silbatina y abucheos en ceremonia por Mandela

0
350

ZumaEl presidente sudafricano, Jacob Zuma, fue silbado y abucheado el martes durante una ceremonia en memoria de Nelson Mandela, una humillación pública frente a otros líderes mundiales seis meses antes de las elecciones.

La hostil reacción de la multitud compuesta por miles de personas sucedió cuando Zuma se preparaba para dirigirse al público en la ceremonia llevada a cabo en el estadio Soccer City de Johannesburgo y a la que concurrieron líderes de unos 90 países.

Zuma, quien gobierna la mayor economía de Africa desde el 2009, esperaba aprovechar la emotividad nacional que causó el jueves la muerte de Mandela, líder histórico contra el apartheid, a los 95 años.

Su gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC, por su sigla en inglés) ha enfrentado violentos disturbios laborales y protestas por la persistente pobreza, el crimen y el desempleo. Pero el partido igualmente ganaría con amplia ventaja las elecciones que se realizarán en abril o mayo.

Zuma recibió una silbatina cuando ingresó al estadio, y otra vez cuando se preparaba para hablar. En cambio, el presidente estadounidense, Barack Obama, fue saludado con una estruendosa ovación, mientras que Robert Mugabe, de Zimbabue, y el jefe de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también recibieron aplausos.

«Mandela tuvo una visión, Mandela vivió esa visión. Pero lo que Zuma habla, no lo vive», dijo Funeka Gingcara-Sithole, de 31 años, en un reflejo del sentimiento de los críticos del presidente en el estadio.

«Debería hacer lo que corresponde y renunciar», agregó.

El portavoz del ANC, Jackson Mthembu, calificó al abucheo como una sorpresa, pero lo minimizó.

«Fue inesperado para todos nosotros», dijo al canal de televisión eNCA. «Nos sorprendimos bastante», agregó.

Zuma y autoridades del partido se mantuvieron imperturbables durante el abucheo y los organizadores en un momento utilizaron un coro para intentar cubrir la hostil reacción.

El duelo por Mandela ha desviado la atención de los escándalos de corrupción que están afectando a Zuma y a su Gobierno.

Pero los recuerdos de los cinco años de Gobierno del ex presidente hasta 1999 mostraron a muchos cuán lejos está aún la Sudáfrica de Zuma del ideal proclamado por Mandela tras su elección en 1994 de una prosperidad y paz social compartidas en la «Nación del Arcoiris».

Sudáfrica es aún una de las sociedades más desiguales del planeta.