El presidente de Somalia promete derrotar a grupo terrorista

0
373
El nuevo presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed, electo por voto indirecto en los comicios del 8 de febrero pasado, prometió hoy derrotar en unos dos años al grupo islamista Al Shabab, considerado terrorista por la comunidad internacional.

El gobernante, ganador de esos sufragios limitados al Parlamento, que responden al caos y la crisis militar interna, aseguró que cooperará de manera estrecha con la Misión de la Unión Africana (UA) en el país (Amisom) para intensificar la lucha contra la organización extremista.

Durante una reunión aquí con líderes de la UA y embajadores de los gobiernos que aportan soldados a esa fuerza panafricana, Mohamed afirmó que su meta principal es eliminar al grupo terrorista, que continúa sus ataques en represalia por las recientes elecciones y representa la mayor amenaza para la paz y la seguridad.

‘Mi visión es derrotar a Al-Shabab en los próximos dos años. Esperemos que si trabajamos muy de cerca, seremos capaces de derrotar a esa organización para traer paz, estabilidad y prosperidad al país’, subrayó el gobernante en un comunicado divulgado este domingo después de la reunión.

El Presidente aseguró que su gobierno está listo para desempeñar su papel en ese sentido con la ayuda de los socios internacionales, instó a la Amisom y al Ejército Nacional Somalí a duplicar sus esfuerzos y prometió actuar como un verdadero socio en la lucha contra el terrorismo.

Francisco Madeira, Representante Especial del Presidente de la Comisión de la UA para Somalia, por su parte, prometió trabajar con el nuevo jefe de Estado local en la guerra contra los fundamentalistas.

‘Aseguramos al Presidente que estamos con él en ese empeño y vamos a ver cómo podemos fortalecernos mutuamente, cooperar unos con otros y armonizar nuestros esfuerzos para hacer exactamente eso, derrotar a Al-Shabab’, declaró Madeira.

Esa organización, surgida en 2006 como ala radical joven del ya desaparecido Consejo de Tribunales Islámicos, considerada terrorista en 2008 y vinculada desde 2012 a Al Qaeda, lucha por imponer un Estado islámico basado en la ley islámica o Sharía y desde 2015 es una de las agrupaciones rebeldes más activas de África.

La Amisom dispone de unos 17 mil soldados procedentes de 10 Estados, entre ellos Kenya, Burundi, Sierra Leona, Uganda y Djibouti, para apoyar al ejecutivo local contra esas milicias, en medio de un caos gubernamental y social reinante desde el derrocamiento en 1991 del presidente Mohamed Siad Barre.