Presidente somalí declara desastre nacional frente a extrema sequía

0
679
El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Farmajo declaró hoy a este país en estado de desastre nacional debido a la extrema sequía que sufre gran parte de la población.

Farmajo alertó a la comunidad internacional para que responda urgente a la situación, que ya se convirtió en una calamidad, según se publicó en la cuenta oficial de la Presidencia en las redes sociales.

El llamado se realizó después de asistir el mandatario a una mesa redonda sobre las estrategias a trazar para la sequía en Halane, ubicada en esta capital y complejo altamente protegido donde viven los trabajadores de la ONU, diplomáticos internacionales y las fuerzas de la Misión de la Unión Africana en Somalia.

De igual modo, convocó a la comunidad empresarial de su país y a la población que radica en el exilio a participar en las operaciones de recuperación en las zonas afectadas.

Fuentes del gobierno dijeron que el mandatario recibe informes continuos sobre la evaluación y respuesta a la situación de emergencia.

La Organización Mundial de la Salud advirtió este lunes que Somalia corre el riesgo de sufrir su tercera hambruna en 25 años. La última, ocurrida en 2011, mató a unas 260 mil personas.

Según esa organización, más de 360 mil niños padecen de malnutrición aguda y 70 mil de ellos están gravemente desnutridos, por lo que necesitan apoyo urgente y que se les permita salvar sus vidas.

La grave situación en Somalia provocó que se propagaran varias epidemias de diarrea aguda, cólera y sarampión, y casi 5,5 millones de personas corren el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el agua.

‘Cerca de tres millones de somalíes estarán en estado de emergencia alimentaria en junio de 2017, -y a un paso de la hambruna-, por la sequía registrada en los últimos meses’, advirtió la ONU.

Más de 135 mil personas en este país del Cuerno de África se desplazaron desde noviembre hasta la fecha, según los datos recogidos por la Agencia de la ONU para los Refugiados y el Consejo Noruego para Refugiados, mientras, otros organismos internacionales temen que la grave situación desencadene la hambruna total.

En 2011 Somalia transitó por un escenario similar al morir unas 250 mil personas, más de la mitad de ellos menores de cinco años.

Este país se encuentra, junto con Yemen, Nigeria y Sudán del Sur, con una crisis alimentaria sin precedentes.