Presidente nigeriano seguirá internado por enfermedad desconocida

0
675
El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, permanecerá sometido a exámenes médicos en una clínica de Londres, lo que le impedirá retornar al país hoy, aclararon hoy aquí fuentes oficiales.

A mediados de semana los mismos ponentes anunciaron que el mandatario, de 74 años, volvería a esta capital el fin de semana tras someterse a tratamiento en una clínica de la capital británica.

Los médicos dijeron que realizarán nuevos exámenes mañana lunes, cuyos resultados determinarán cuando estará en condiciones de volver al país, según trascendidos.

Ninguna fuente oficial ha revelado la naturaleza del padecimiento de Buhari y hasta el presente se limitan a explicar sus ausencias a las actividades oficiales por exceso de cansancio.

Portavoces de la primera magistratura anunciaron en abril pasado que el mandatario, quien falto a dos reuniones del gabinete, disminuiría su ritmo de trabajo; a principios de mayo se reunió con 82 adolescentes liberadas por el movimiento armado islamista Boko Haram tras negociaciones y de inmediato partió hacia Londres, donde permanece desde entonces.

La ausencia del jefe de Estado de este país, el mayor productor de petróleo de Africa, es cubierta por el vicepresidente Yemi Osinbajo, quien no está en condiciones de adoptar decisiones vitales, entre ellas la autorización del presupuesto nacional.

Su salud ha mejorado de manera visible desde que ingresó en la clínica, aseguró uno de sus allegados, el exgobernador del estado de Abia Orji Uzor Kalu, quien lo visitó días atrás e instó a evitar la difusión de versiones infundadas sobre el estado del mandatario y mensajes de odio étnico.

El gobierno nigeriano criticó hoy la conminación de una etnia del norte a los miembros de la tribu igbo, originarios del este, para que retornen a esa zona en el plazo de tres meses.

Nigeria nos pertenece a todos (…) Ningún grupo o persona es más importante o tiene más derechos que otro en este espacio que llamamos patria, afirmó en una alocución filmada el presidente en funciones Osibanjo.

Además de las tensiones étnicas, Nigeria atraviesa una difícil situación económica a causa de la caída de los precios del petróleo y, sobre todo, por las presiones militares debido a los ataques armados de Boko Haram, el grupo islamista leal a la red Al Qaeda, cuyo fin es establecer un califato en este país.