Presidente nigeriano promete garantizar seguridad en escuelas

0
94
El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, prometió garantizar la seguridad en todas las escuelas del país, para evitar que ocurran secuestros en el futuro.

Se ha ordenado a los servicios de seguridad que adopten nuevas medidas en torno a todas las escuelas vulnerables a los ataques para garantizar la seguridad de nuestros estudiantes, profesores y trabajadores escolares, declaró.

Tras recibir este viernes en la Villa Presidencial a las colegialas liberadas esta semana tras ser secuestradas por el grupo Boko Haram en Dapchi (noreste), Buhari prometió sancionar a los jefes de seguridad de la nación si se repitiera un hecho similar.

Iniciamos negociaciones únicamente para asegurarnos de que ninguna niña se lastimara. Esta estrategia valió la pena ya que fueron liberadas sin incidentes, añadió.

Asimismo, insistió en el compromiso de su administración en la lucha contra el terrorismo y la insurgencia, y también hizo un llamamiento a todos los nigerianos para que se unan a esta tarea.

A las rescatadas les queremos asegurar que, como nuestras hijas, vivirán libremente y perseguirán sus sueños de paz y orden en Nigeria, sin temor a la violencia o el abuso, aseguró.

Además, manifestó que no descansará hasta que sea liberada la última chica secuestrada, a quien los teroristas no devolvieron por aferrarse a su fe cristiana, y a las 112 pendientes de un suceso similar en 2014 en la localidad de Chibok, también en el noreste.

El gobierno no tolerará ningún intento de ninguna persona o grupo de trivializar o politizar los problemas de seguridad con fines políticamente motivados, expresó.

Las niñas liberadas dijeron que habían sido tratadas bien, pero muchas presentaban lesiones en la piel por no haberse bañado desde su captura el pasado 19 de febrero, y dijeron que cinco habían muerto durante su cautiverio.

El secuestro de Dapchi golpeó políticamente a Buhari, un año antes de una elección presidencial en la cual espera reelegirse, al socavar sus planes de poner fin a la insurgencia de casi una década de Boko Haram.