Presidente liberiano demeritó críticas a su preparación para dirigir

0
340
El presidente electo en los comicios de diciembre pasado en Liberia, George Weah, demeritó alegaciones sobre su falta de preparación para dirigir este país de África occidental, informó una publicación regional.
El nuevo mandatario y famoso ex futbolista, que asumirá el poder este lunes, restó importancia a rumores sobre su capacidad para ejercer el cargo y aseguró que su prioridad será mantener la paz, añadió la Agencia Panafricana de Noticias.

‘Quieren verme como un ex deportista, pero soy un ser humano, me esfuerzo por ser excelente y puedo tener éxito’, aseguró el aún senador por el capitalino condado de Montserrado, tras ganar un partido amistoso contra el Ejército al frente de su equipo All Stars.

Según Weah, él enfrentó también la incredulidad de sus compatriotas cuando abandonó Liberia a fines de la década de 1980, pero luego jugó para equipos europeos de alto vuelo y la FIFA lo eligió en 1995 como el mejor jugador del mundo.

Entre las críticas contra el flamante jefe de Estado figuran las del vicepresidente saliente Joseph Boakai, quien perdió las recientes elecciones ante Weah, quien subrayó el hecho de que el nuevo gobernante abandonó la escuela secundaria para concentrarse en el fútbol.

Otros cuestionan como insuficientes para aprender a gobernar los tres años que el nuevo mandatario permaneció como senador, en un país donde son altas las expectativas sobre el mejoramiento de una economía entre las más precarias del planeta.

El acto de investidura este lunes del recién electo presidente contará con jefes de Estado como Jacob Zuma (Sudáfrica), Faure Gnassingbe (Togo), Muhammadu Buhari (Nigeria), Alpha Conde (Guinea), Nana Akufo-Addo (Ghana), Ernest Bai Koroma (Sierra Leona), José Mario Vaz (Guinea Bissau), y Ali Bongo Ondimba (Gabón).

La ceremonia tendrá como sede al capitalino complejo deportivo Samuel K. Doe, será la primera de su tipo en Liberia, y como medida de seguridad se distribuirán unos 20 mil boletos de entrada que incluyen a funcionarios, miembros de la sociedad civil, el cuerpo diplomático y otros ciudadanos.