Presidente de Túnez cuestiona protestas contra reformas sociales

0
292
El presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, criticó las protestas callejeras de los últimos días contra reformas sociales defendidas en un informe de la Comisión de Libertades Individuales e Igualdad (Colibe) y apoyadas por amplios sectores poblacionales.
Los organizadores de esas manifestaciones no leyeron la Constitución, ni el trabajo de esa Comisión sobre las libertades individuales e igualdad, declaró el jefe de Estado durante una comparecencia pública.

Las principales demandas defendidas en el informe de la Colibe son la libertad de creencia, la abolición de la pena de muerte y del artículo 230 del Código Penal que criminaliza la homosexualidad, así como una reforma de la herencia para una mayor igualdad entre hombres y mujeres.

Según el gobernante, el informe dimana de un Estado civil y de la voluntad popular, y sus reformas sociales se basan en principios de igualdad y de libertad individuales, de conformidad con normas internacionales, pero algunos conceptos defendidos en el texto suscitaron fuertes reacciones en la sociedad tunecina.

Algunos críticos del documento cuestionaron posiciones del informe de Colibe que consideraron contradictorios y demasiado sensibles dentro de una sociedad aun dominada por una lucha entre modernistas y conservadores.

Los debates devinieron en enfrentamientos verbales violentos entre oponentes y partidarios del informe, dentro de mezquitas, en espacios públicos y en la prensa, cada uno en defensa de su posición, de acuerdo con su ideología o pertenencia a una corriente específica.

Las manifestaciones respondieron a un llamado de la Coordinación Nacional para Defender el Corán y la Constitución, un colectivo de académicos, dignatarios religiosos y personalidades pro-islamistas, bajo el liderazgo del exministro de Asuntos Religiosos, Noureddine Khadmi.