Presidente argelino ve en diálogo única manera de solucionar crisis

0
254

El presidente interino de Argelia, Abdelkader Bensalah, afirmó que la única manera de garantizar una salida pacífica a la crisis hoy en el país es a través del diálogo y la consulta.

Un diálogo lo más amplio posible, inteligente, constructivo y fidedigno sigue siendo la única forma de lograr un consenso fructífero’, aseguró el gobernante en mensaje a la nación transmitido la víspera al iniciarse el mes sagrado del Ramadán. El mandatario manifestó que garantizar ese diálogo permitirá crear las condiciones necesarias para la celebración, en los plazos acordados, de elecciones presidenciales, previstas para el próximo 4 de julio.

Bensalah afirmó que los comicios serán los únicos capaces de garantizar la salida ‘permanente y duradera’ de la actual inestabilidad política e institucional que atraviesa el país magrebí.

Argelia vive una profunda crisis política desde el 22 de febrero último con cientos de miles de personas que han salido a las calles en demanda de cambios en el sistema, que motivó la renuncia del presidente Abdelaziz Bouteflika.

De entonces a la fecha varias prominentes figuras del empresariado, exfuncionarios, incluidos el exjefe de Gobierno Ahmed Ouyahia, el ministro de Finanzas, Mohamed Loukal, y el hermano menor del mandatario, Said Bouteflika, entre otros altos oficiales del Ejército y la Inteligencia, fueron puestos a disposición de la Justicia.

Al referirse a estos temas, el presidente expresó que en el corazón de las demandas populares están la lucha contra la corrupción y el despilfarro de fondos públicos, prácticas que han socavado profundamente el funcionamiento de la economía nacional.

El gobernante remarcó que independientemente de las circunstancias el interés supremo de la nación demanda la preservación del Estado, el respeto por las instituciones y la protección y estabilidad del país.

Subrayó que esa responsabilidad recae principalmente en las instituciones estatales, pero también ‘es de todos’, opinó, en clara referencia a los miles ciudadanos que acompañan las protestas populares de cada viernes en la capital y en otras provincias.

Respecto a las amenazas que penden sobre el país, Bensalah consideró que estas son cada vez más perniciosas y sofisticadas, y señaló que son multiformes y de ‘origen exógeno’, con incidencia hacia lo interno.

Denunció que el debilitamiento y desestabilización de Argelia es para algunos partidos ‘una opción estratégica’ y aseguró que negar esa realidad o intentar minimizar su peligro, en el menor de los casos, es de ingenuos y, en el peor, cómplices.

Al respecto, llamó a ejercer mayor vigilancia, a estar conscientes de los peligros y a permanecer más atentos que nunca para bloquear las malas intenciones y acciones hostiles de esas fuerzas políticas.

El gobernante encomió los esfuerzos del Ejército Nacional Popular por preservar la concepción constitucional del Estado, asegurar su continuidad y garantizar la seguridad y estabilidad del país.