Presidenta liberiana quiere mas poder para la mujer y una mejor educación

0
571
Ellen Johnson-Sirleaf
Ellen Johnson-Sirleaf

Lograr que las mujeres tengan el «lugar que les corresponde» en Liberia y mejorar la calidad de la educación son las prioridades de la reelegida presidenta liberiana y premio Nobel de la Paz, Ellen Johnson Sirleaf.

La primera mujer elegida presidenta en África, de 74 años, finaliza una visita oficial de dos días a Costa Rica, la primera que hace a un país de Centroamérica.

En una entrevista con Efe en San José afirmó que ahora en Liberia se trabaja en una reforma de la ley para que el 30 % de los escaños del Parlamento bicameral estén reservados a las mujeres.

Según datos del Banco Mundial, en 2012 solo 11 de los 103 parlamentarios liberianos eran mujeres.

«Aún no ha sido aprobada» esa ley, «pero estamos apoyándola y trabajando en ello, estamos tomando todas las medidas para asegurar que las mujeres estén donde les corresponde», dijo sin dar más detalles esta economista con máster de Harvard.

Johnson Sirleaf, que tuvo que exiliarse de Liberia en la década de los años 80, ganó en 2011 el Nobel de la Paz por su contribución para poner fin al sangriento conflicto armado en su país y a la caída del dictador Charles Taylor (1997-2003) de la presidencia.

Exejecutiva del Citibank y del Banco Mundial y exministra de Hacienda durante el Gobierno de William Tolbert (1971-1980), Johnson Sirleaf comparte el Premio Nobel de la Paz 2011 con su compatriota Leymah Gbowee y con la yemení Tawakel Karman.

Liberia, un país de la costa oeste de África que busca recuperarse de las guerras civiles que lo ensangrentaron entre 1989 y 2003, con unos 250.000 muertos, tiene como otro gran reto la educación, tema del que habló con su homóloga costarricense, Laura Chinchilla, en una reunión bilateral este lunes.

«Nuestra política ha logrado aumentar la matrícula en las escuelas pero la calidad no ha podido mantener el mismo ritmo», reconoció la mandataria liberiana, que obtuvo el cargo por primera vez en 2006 y fue reelegida en 2011 por abrumadora mayoría de votos.

En agosto pasado ninguno de los 25.000 estudiantes que se presentaron al examen de admisión de la Universidad de Liberia aprobó, un hecho sin precedentes que la presidenta liberiana atribuyó entonces a que «el sistema educativo es un desastre».

«¿Por qué los estudiantes no llegan a los estándares esperados? ¿Por qué no están a la altura de los de otros países? ¿Por qué nuestros exámenes no están al mismo nivel que el resto de países africanos?», se preguntó en su momento la presidenta.

Johnson Sirleaf logró la admisión en la Universidad de Liberia de 1.800 estudiantes, mientras que el resto tendrá que tomar un curso intensivo de estudio para poder acceder a esa casa de estudios superiores el próximo año, según medios de prensa.

«Tuve que intervenir, porque los estudiantes estaban molestos. Yo les dije que tuvieran paciencia y que ésto era una llamada de atención para nosotros, y que ahora tenemos que buscar un remedio para lo sucedido», dijo a Efe la jefa de Estado.

En cuanto al futuro de Liberia una década después de finalizar la guerracivil, la mandataria considera que es crucial reducir la dependencia, derivada de ese conflicto, de la ayuda externa para así impulsar la economía.

Para lograrlo, agregó Johnson Sirleaf, es necesario primero aprender a manejar de manera apropiada todos los recursos naturales, entre ellos el mineral de hierro y el caucho, los principales productos de exportación del país.

«Si lo logramos, deberíamos reducir nuestra dependencia en un período de diez años», puntualizó la presidenta de Liberia, un país de casi 3,9 millones de habitantes con un producto interno bruto per capita de 340 dólares anuales, según datos del Fondo Monetario Internacional.

Parte de ese manejo apropiado de los recursos naturales, agregó Johnson Sirleaf, pasa por una revisión de las concesiones de explotación otorgadas en el pasado, pues su Gobierno ha detectado problemas «como el exceso de tierra utilizada».

«Ahora estamos estableciendo que solo se puede obtener la tierra que sea necesaria para las operaciones (de las empresas) y que deberán renunciar a todo lo que sea exceso», explicó.

Además del tema educativo, Johnson Sirleaf habló con Chinchilla sobre el fomento de la paz, y cómo tratar nuevos retos como el cambio climático y el desarrollo sostenible.

La líder africana señaló que su país puede aprender de Costa Rica en áreas en las que esta nación ha progresado, «como la conservación de la naturaleza, el ecoturismo y manejo del medioambiente».

Comentó que al contar Costa Rica con una mujer en la Presidencia, está interesada en estrechar los lazos y desarrollar proyectos en el tema de paz y sobre todo el «empoderamiento de las mujeres».

La presidenta liberiana fue objeto de un homenaje el lunes en el campus de la Universidad de La Paz (UPAZ), en las afueras de San José, donde se instaló un busto en su honor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here