Preocupa la inestabilidad en este del Congo

0
420
CONGOSLa inestabilidad que impera hoy en el este de la República Democrática del Congo (RDC) centró el encuentro que sostuvo aquí el presidente angoleño, José Eduardo dos Santos, con el canciller de ese país africano, Raymond Tshibanda.

Resulta ‘muy preocupante’ la situación de inseguridad que reina en el este de la RDC, dijo a la prensa Tshibanda tras la audiencia con Dos Santos en el Palacio de la Ciudad Alta (presidencial).

Explicó que tal panorama se debe a acciones de fuerzas negativas de Uganda, en particular del grupo rebelde Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF, por sus siglas en inglés) que opera en esa región y cambió de estrategia para asumir ‘métodos de penetración como tácticas de terrorismo’.

Si hace más de tres años las autoridades de la RDC se dispusieron a acabar con la guerrilla más destacada, exrebeldes del Movimiento insurgente 23 de marzo (M23), derrotarla solo inició un proceso más amplio para la pacificación del este congolés, donde se calcula que actualmente opera una veintena de grupos armados.

‘Con base a eso intercambiamos impresiones con el estadista angoleño, en calidad de presidente en ejercicio de la Conferencia Internacional para la Región de los Grandes Lagos (Cirgl) y también Angola como vicetitular del órgaño de la SADC (Comunidad de Desarrollo de África Austral) para la defensa y seguridad’, señaló el jefe de la diplomacia congolesa.

Sobre las elecciones en su país, Tshibanda comentó que el Gobierno quiere que se realicen de forma pacífica para que no haya disturbios antes y después de los comicios.

Adelantó que existe convergencia de ideas entre los actores políticos congoleses respecto a una posible fecha del sufragio, más aún nada en concreto.

Precisó que están en permanente diálogo para resolver esa cuestión.

El ministro visitante indicó además que durante la audiencia abordó con Dos Santos aspectos de la cooperación bilateral, la cual se mantiene en un ‘nivel excelente’.

Autoridades de Angola y la RDC decidieron en junio de 2014 instaurar mecanismos que proporcionen una mayor seguridad y control de los límites comunes marítimo, fluvial y terrestre.

También determinaron reabrir el movimiento de personas y mercancía a través de la demarcación en las localidades de Miconje y Pangui, escenarios de incidentes militares en octubre de 2013 que quedaron resueltos de forma bilateral.

Ambos países comparten una frontera terrestre y marítima con una extensión de dos mil 511 kilómetros cuadrados.