Posponen para junio juicio contra expresidente sudafricano

0
535
La Alta Corte de Justicia de Durban, provincia de KwaZulu Natal, decidió posponer para el 8 de junio el juicio contra el expresidente sudafricano Jacob Zuma a petición de sus abogados, en un procedimiento que apenas duró 15 minutos.

Además de Zuma apareció como co-acusada Christine Guerrier, quien representa a la empresa francesa de armamentos Thales, vinculada a un negocio multibillonario de armas realizado con Sudáfrica en 1990 y en el que aparce involucrado el exmandataro.

El juez Themba Sishi anunció la posposición para el 8 de junio, que aclaró es una fecha provisional, y liberó a los dos acusados.

El procurador Billy Downer dijo a la corte que la razón para retardar este procedimiento se debe a que el exmandatario quiere en primer lugar presentar una solicitud de revisión cuya documentación estará lista el 15 de mayo.

También, agregó, la firma francesa de armas tiene la intención de explicar a la Procuraduría Nacional de Sudáfrica por qué no debe ser procesada.

La acusación contra el veterano dirigente del Congreso Nacional Africano (ANC) incluyen aceptar sobornos de esa empresa de Francia, luego que esa compañía consiguió un contrato por 30 mil millones de rands, unos dos mil 500 millones de dólares, en momentos en que Zuma era vicepresidente del partido gobernante.

Thales por su parte también está acusada de corrupción por ese acuerdo, que incluía la venta de unidades navales.

El expresidente enfrenta 16 cargos, uno por crimen organizado, dos por corrupción, uno por lavado de dinero y 12 por fraude.

Las acusaciones en contra de Zuma fueron desestimadas en 2009, poco antes de que asumiera la presidencia de Sudáfrica y por ese delito uno de sus asesores recibió sentencia de 15 años de prisión.

En marzo, el procurador Shaun Abrahams decidió reabrir el caso con cargos en contra de Zuma por fraude, corrupción y lavado de dinero.

La breve comparecencia de Zuma ante la corte de Durban fue antecedida con una vigilia anoche organizada por sus partidarios, y una marcha de apoyo de más de cinco mil personas hasta la sede de los tribunales en esta ciudad costera sudafricana.