Polémico caso Nkandla sigue en tablero público sudafricano

0
177

NkandlaEl polémico caso Nkandla, tema utilizado por los adversarios políticos en su línea de ataques contra el presidente sudafricano, Jacob Zuma, sigue hoy en el tablero público.

Los principales medios de comunicación destacan este miércoles la audiencia celebrada en la Corte Constitucional de Johannesburgo sobre el informe divulgado en 2014 por la Defensora del Pueblo Thuli Madonsela.

Madonsela señaló en su documento que el jefe de Estado se ha “beneficiado indebidamente de una enorme inversión de capital no vinculada a la seguridad en las instalaciones de su residencia privada (en Nkandla, provincia de KwaZulu Natal)”.

La recomendación contenida en el reporte es el reembolso por el mandatario de los supuestos fondos del erario público utilizados en esas actividades, al considerar que eran innecesarias las remodelaciones.

El argumento Nkandla es un punto de ataque de la oposición contra Zuma, los que buscan así la vía de los pretextos legales para tratar de sacar al Presidente -léase también Congreso Nacional Africano, ANC- de Union Buildings (edificios del gobierno de Sudáfrica en Pretoria).

Integrantes de los Combatientes por la Libertad Económica (EFF) y Alianza Democrática (DA, ambos por sus siglas en inglés) llevaron el asunto hasta los magistrados en una audiencia que fue precedida por un amplio despliegue mediático.

La Presidencia había expresado en un comunicado que el mandatario propuso al Auditor General y al Ministro de Finanzas determinar la cantidad de dinero que debe pagar para “poner fin a un conflicto interminable”.

Pretenden, y así lo han expuesto públicamente, sentar las bases para acusar a Zuma.

De hecho, el líder del EFF, Julius Malema -expresidente de la Liga Juvenil del ANC hasta 2012, año en que además fue expulsado del partido gobernante- dijo en una marcha con sus simpatizantes en Johannesburgo que este es “solo el comienzo”, porque el fin es fomentar un proceso para “garantizar que el presidente Jacob Zuma se retire como Jefe de Estado”.

El ANC lamentó en un comunicado que el asunto relacionado con el Presidente se haya politizado negativamente por el EFF y el DA.

Hace tres años un reporte oficial de auditores del Estado exoneró al mandatario de responsabilidades en relación con el asunto Nkandla.

A pesar de las distorsiones que se han creado en el dominio público, el ANC es de la opinión de que en ningún momento el Presidente desafió a las recomendaciones formuladas por el Defensor del Pueblo ni manifestó falta de voluntad para cumplir con su informe.

Las maniobras apuntan -según observadores- a lesionar el apoyo mayoritario que mantiene el ANC desde que llegó al poder en 1994, cuando se celebraron las primeras elecciones libres tras la derrota del régimen del apartheid en Sudáfrica.