Polémica sobre aborto, un freno a luz verde de código penal en Angola

0
395

Por Roberto Hernández

La polémica sobre la criminalización del aborto en Angola podría sacar del ruedo parlamentario, para su aprobación final, la nueva ley del código penal que busca sustituir un cuerpo legal de 131 años de antigüedad.

Tras su aceptación en la generalidad el pasado 23 de febrero en el plenario de la Asamblea Nacional y en la especialidad, la semana pasada, la legislación tenía turno fijado para la votación final el próximo día 23.

Lo curioso es que el texto de hace casi un mes fijaba excepciones a la penalización de la figura, a saber los casos de malformaciones en el feto, peligro para la vida de la madre o cuando representara un atentado contra la dignidad de esta (violaciones sexuales).

Al parecer, en la comisión especializada esas salvedades se eliminaron, sin que hasta ahora se conozca la autoría de la decisión, lo cual desencadenó protestas en las redes sociales que amenazan con trasladarse al terreno físico.

El posible freno a la votación del código vino de las palabras veladas del jefe de la bancada parlamentaria del gobernante Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), Virgilio de Fontes Pereira, al asegurar que la ley necesita más discusión por parte de la comunidad.

Tema aborto divide a sociedad angoleña

En una sociedad básicamente patriarcal, como la angoleña, tal reconocimiento constituye un gran paso de avance en el derecho de las féminas a la planificación familiar.

Falta escuchar más a la gente, expuso Pereira durante una reunión del grupo del MPLA.

Sería mejor retirar del orden del día la discusión sobre el código penal hasta que se creen las condiciones que permitan tratarlo en la sede del legislativo, abundó.

El cambio de posición del partido mayoritario se produjo después que la empresaria e hija del presidente José Eduardo dos Santos, Isabel dos Santos, se puso del lado de los oponentes a la prohibición del aborto.

Mujeres de diversos estratos de la sociedad llamaron a una reunión organizada por el Grupo de Mujeres Parlamentarias de la Asamblea Nacional, para la profundización de las discusiones sobre el asunto.

Para la Iglesia católica se produjo ya una banalización del tema, porque la vida es un valor absoluto, un valor irrenunciable, un valor que no pasa en la mesa de negociaciones, dijo el portavoz de la Conferencia Episcopal de Angola y Santo Tomé, Manuel Imbamba, para quien realizar lo contrario sería legalizar el matadero.

El nuevo código penal, que sustituye al actual de 1886, prohíbe el aborto sin excepción, en contra de la propuesta inicial, y castiga con penas de hasta 10 años de prisión a los participantes en el delito.

Los que opinan en contra convocan a protestas.

Una de las manifestaciones está prevista para este sábado a las 10:00 hora local en el cementerio capitalino de Santa Ana bajo el lema Suficientes mujeres muertas por aborto clandestino, y su convocatoria circula por las redes sociales.

En tanto, otro colectivo envió una carta al gobierno de Luanda con el anuncio de la Marcha de las Mujeres por la Despenalización del Aborto, que pretende hacerlo el propio sábado a las 14:00 hora local en la Plaza de las Heroínas, un hito simbólico de la resistencia y la lucha por la emancipación y la dignidad de las féminas angoleñas.

Para el grupo de mujeres, la probable adopción de dicha disposición constituye ‘un retroceso en la lucha por el reconocimiento de los derechos de la mujer y una violación grave de las garantías y postulados del Protocolo de género y desarrollo de los países de la SADC (Comunidad para el Desarrollo de África Austral).

Lo que marcó, sin dudas, el punto de inflexión fue el involucramiento de Isabel dos Santos en la polémica.

La presidenta del Consejo de Administración de la Sociedad Nacional de Combustibles de Angola reprodujo en Instagram una declaración de la abogada Ana Paula Godinho en la que asegura que en materia de aborto, el código penal retrocederá 200 años, si es aprobado así.

Además del texto aparece la fotografía de una mujer que en su espalda desnuda tiene tatuado ‘Sou livre!’ (Soy libre!)

Queridas mujeres angoleñas hoy es un día de tristeza para mi, así comenzó Goudinho su apelación a los diputados tanto del gobierno como de la oposición con la exhortación a cambiar el articulado de la legislación.

La última palabra la tendrán, sin dudas, las damas si los diputados insisten en mantener un articulado que castiga lo que debería ser un derecho inalienable de las personas: el de decidir el momento de la concepción.

Habrá que esperar, pero no mucho, pues el 2017 es un año electoral aquí y aunque hasta ahora los candidatos presidenciales, y los probables (pero no anunciados), no se han pronunciado, no quiere decir que no lo hagan.

Al final, la explotación del tema, y mejor su solución, podría ser una gran tajada en busca de votos en los comicios.