Población anciana, los más vulnerables ante los desafíos de África

0
276
La población anciana de África está soportando el peso de las crisis humanitarias desencadenadas por los conflictos y los desastres relacionados con el cambio climático, indicó un estudio presentado en esta capital.

La pesquisa, titulada ‘Personas mayores en desplazamiento: caídas por las grietas de las respuestas de emergencia’, refirió que los desafíos vinculados a guerras y sequías dejaron un mayor número de ciudadanos pertenecientes al mayor rango etáreo en medio de mecanismos de ayuda débiles.

‘Quienes padecen discapacidad informaron recibir menos apoyo de sus familias durante el desplazamiento pues los recursos eran escasos y se cansaron de cuidarlas’, precisó la investigación, que fue discutida en la sede del Centro de Estudios Estratégicos de Addis Abeba.

‘Esta pérdida de poder, dignidad y respeto puede tener un impacto perjudicial en la salud psicológica’, agregó.

El estudio, que cubrió Kenya, Sudán, Etiopía y Uganda, arroja luz sobre las vulnerabilidades de las personas mayores en caso de calamidades en un contexto de respuestas fortuitas o débiles de los actores humanitarios y la sociedad en general.

Señaló que el sufrimiento de quienes viven bajo esa condición en los puntos de acceso regionales se ha visto agravado por el colapso de las redes de seguridad social tradicionales, la pobreza extrema, las enfermedades crónicas y diversas formas de discapacidad.

Prafulla Mishra, directora regional de África en HelpAge, organización que llevó a cabo el sondeo, señaló que las luchas civiles, junto con los retos del cambio climático, conspiran para agravar la miseria en la región del este de África.

‘A medida que los más jóvenes migran para encontrar trabajo en áreas urbanas o pastizales más alejados, los que quedan en las aldeas se enfrentan a un mayor aislamiento y abandono’, puntualizó.

Mishra elogió a los gobiernos de la región por desarrollar redes de seguridad progresivas hechas a la medida de la población de la tercera edad, pero instó a los socios internacionales a rediseñar los programas de resiliencia destinados a este grupo demográfico a la luz de los desastres recurrentes.

‘Mientras que las autoridades de África oriental, en particular Kenya y Etiopía, desarrollan cada vez más políticas de protección social, sistemas universales de pensiones y otros mecanismos de soporte, las organizaciones humanitarias no responden lo suficientemente rápido’, concluyó.