Pitones sudafricanas cuidan de sus crías y desmienten creencias

0
293
Un estudio de la universidad sudafricana de Witwatersrand mostró que las pitones hembras cuidan de su camada a costa de su propia seguridad, las primeras serpientes sudafricanas que se conoce tienen ese comportamiento.

La investigación publicada por la prensa local aclara que las pitones sudafricanas protegen su progenie durante el período de cría, que pasan en ayuno y cuyo color durante ese tiempo es negro para atraer más sol y elevar su temperatura corporal.

Las serpientes, que hasta ahora se creía no se preocupaban por sus crías a diferencia de los mamíferos y las aves, al parecer tienen un comportamiento similar y esa aptitud se desconocía debido a la poca investigación sobre el asunto, indicaron académicos que realizaron el estudio.

El estudio del profesor Graham Alexander, del laboratorio Alexander Herp de la escuela de Ciencias Animales, Plantas y Medio Ambiente de esa alta casa de estudio, halló que las pitones no solo incuban sus huevos, sino que permanecen en el nido unas dos semanas después que los huevos eclosionaron y pasan la noche protegiendo las crías y calentándolas con su cola.

El académico, quien dedicó siete años a la investigación, dijo que este es el primer reporte de atención materna por parte de serpientes.

Alexander siguió el comportamiento de 37 pitones y ocho de ellas incubaron durante el período en hormigueros, lo cual registró usando cámaras de video ocultas en los nidos. Quedé sorprendido por la compleja biología reproductiva de esta icónica serpiente, expresó.

Su trabajo, publicado recientemente en el Journal of Zoology de Londres, muestra que las madres pitones pierden durante ese tiempo más del 40 por ciento de su masa corporal y cambian de color con la intención al parecer de atraer más calor.

A diferencia de otras especies de pitones, las que habitan en la región de África Austral no tienen la capacidad de elevar su temperatura metabólicamente, por lo cual toman el sol cerca de la madriguera hasta alcanzar los 40 grados Celso y luego se enrollan alrededor de los huevos para calentarlos con su cuerpo.

Las madres necesitan un largo tiempo para recuperarse y por esa razón el profesor señala que solo tienen camadas cada dos o tres años. Explica asimismo que algunas quedan tan debilitadas que mueren de hambre porque son incapaces de capturar presas para alimentarse.

Alexander también descubrió que las pitones machos siguen por meses a las hembras receptivas y en uno de los casos el potencial Romeo se trasladó más de dos kilómetros durante tres meses para conseguir el favor de su elegida.