Piden congelar procesos judiciales contra altos funcionarios africano

0
135

KIGALILos jefes de inteligencia de 51 países miembros de la Unión Africana (UA) solicitaron congelar todas las órdenes y procesamientos de captura contra líderes africanos y otros funcionarios de alto rango.

La medida se refiere tanto a los procesos y las demandas pendientes de los diferentes países que aplican la jurisdicción universal y la Corte Penal Internacional (CPI).

La sugerencia forma parte de un texto denominado Declaración de Kigali, emitido al término del más reciente encuentro de los jerarcas de seguridad africanos que se reunieron en esta capital desde el viernes, en respuesta a un llamado de UA.

En el documento se lee que los reunidos manifestaron estar alarmados por la frecuencia de “acusaciones selectivas y amenazas de órdenes de captura contra los líderes africanos” por tribunales de países occidentales.

Organizaciones internacionales opinan que la sugerencia para poner fin a la aplicación de la jurisdicción universal en África está en contra de los derechos de las víctimas de genocidio, crímenes de guerra y contra la humanidad.

Entre los casos que quedarían en limbo legal están el presidente de Sudán, Omar al-Bashir, y su ex Ministro de Defensa Nacional Raheem Muhammad Hussein, estimó la directora internacional de justicia de Human Rights Watch (HRW), Elise Keppler.

De aplicarse la reciente Declaración de Kigali, Francia se vería afectada porque posee más de 20 acusaciones contra ciudadanos ruandeses.

París tiene nueve órdenes de detención que incluyen a funcionarios civiles y oficiales superiores de las fuerzas de defensa, por supuesta participación en el asesinato del ex presidente Juvenal Habyarimana.

Este es el segundo intento colectivo de los países africanos para congelar las órdenes y procesamientos de captura contra líderes africanos y otros funcionarios del continente, recordó el sitio digital africareview.

En julio de 2008 la asamblea general de la UA pidió a la comunidad internacional, en particular a los Estados de la Unión Europea, poner fin a las acusaciones contra los líderes africanos hasta que todos los asuntos legales y políticos fueran examinados exhaustivamente y, discutidos entre la Unión Africana, la Unión Europea y las Naciones Unidas.