Pide Kenya apoyo mundial para repatriación de refugiados somalíes

0
439

Joseph NkaisseryKenya acelera gestiones para la implementación de los acuerdos internacionales sobre la repatriación de los refugiados somalíes que permanecen en campamentos habilitados en su territorio, indica hoy en su sitio digital el diario Capital News.

La fuente cita declaraciones del ministro del Interior keniano, Joseph Nkaissery, durante la 66 Sesión del Comité Ejecutivo de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur), en la cual se refirió al incumplimiento de un pacto firmado con ese organismo y el gobierno de Somalia sobre ese tema.

En su reciente intervención en ese foro, que sesionó en Ginebra, Suiza, Nkaissery criticó la lentitud de la Acnur y las autoridades somalíes para poner en práctica el arreglo alcanzado a mediados de este año, cuando se conformó una comisión para facilitar el regreso ordenado de los refugiados a su país de origen.

Kenya acoge a más de 400 mil somalíes en un exilio forzoso como consecuencia de conflictos armados y calamidades naturales, los cuales enfrentan la amenaza de ser desalojados por sus anfitriones.

El 11 de abril de 2015 el vicepresidente keniano, William Ruto, lanzó un ultimátum para exigir la reubicación en tres meses de los habitantes del campamento de refugiados de Dadaab, el mayor del mundo.

Ruto presentó esa demanda entre las medidas acordadas por su gobierno en interés de fortalecer la seguridad interna y advirtió que si la ONU no acataba tal emplazamiento, «los recolocaremos nosotros mismos».

Las autoridades de Kenya justificaron tal posición con el argumento de la supuesta relación entre la existencia de ese asentamiento y una sangrienta masacre ocurrida en la Universidad de Garissa, localidad cercana a la frontera con Somalia, donde un comando del grupo islámico Al Shabab asesinó a 148 personas.

La decisión de ese gobierno fue criticada por la comunidad internacional por violar las obligaciones internacionales de asilo y refugio.

El 5 de mayo el jefe de la Acnur, António Guterres, anunció un acuerdo con el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, para frenar la deportación masiva.

Pocos días después, el 11 de junio, el gobierno de Kenya anunció un acuerdo con la Acnur y su homólogo somalí para repatriar de manera voluntaria a 100 mil refugiados somalíes en 2015.

Nkaissery indicó en su reciente reclamo a la Acnur que esa entidad debe cumlir con el apoyo para la creación de una infraestructura necesaria que garantice el retorno de los refugiados lo cual, según afirmó contribuirá también a restablecer la confianza de la comunidad internacional en la rehabilitación de Somalia.