Peter Greste apelará una condena de 7 años de prisión en Egipto

0
229

Peter Greste (g) et  Mohamed BaherEl periodista australiano Peter Greste apelará una condena de siete años de prisión impuesta por un tribunal en Egipto por difundir noticias falsas de Egipto y colaborar con los Hermanos Musulmanes, anunciaron hoy sus familiares.

El pasado 23 de junio, Greste, el egipcio con pasaporte canadiense Mohamed Fahdy y el egipcio Baher Mohamed, todos ellos periodista de la cadena Al Yazira, fueron sentenciados a penas de entre siete y diez años de cárcel junto con otras quince personas por difundir noticias falsas de Egipto y colaborar con los Hermanos Musulmanes.

“Predomina una gran ansiedad al saber que él puede pasar los próximos siete años en una cárcel egipcia”, dijo Michael Greste en una rueda de presa en la que comentó que considera que se trata de “un caso con motivaciónpolítica“.

A pesar de ello, el hermano del periodista señaló que su familia “debe tener fe en el sistema egipcio y agotar todas las vías legales antes de adoptar otras estrategias”.

Michael Greste indicó que su familia se encuentra en las etapas finales para designar al representante legal que representará al periodista en la apelación.

Por otro lado, en un comunicado emitido hoy, Peter Greste y Mohamed expresaron su conmoción e indignación por el juicio al que fueron sometidos y por la falta de evidencias presentadas en ese proceso.

Tras el veredicto, los periodistas manifestaron en ese texto que “todo lo que escuchamos fue un silencio contundente” y después fueron invadidos por “una extraña sensación de irrealidad como si estuviéramos viendo el desarrollo por televisión lo que le pasaba a otro grupo de pobres almas”.

En ese momento, “nuestros oídos oyeron las palabras, nuestros cerebros las interpretaron, pero nuestros corazones se rehusaron a sentirlo”, indicaron los profesionales de prensa al expresar la reacción ante la condena a “entre siete y diez años por crímenes que no cometimos”.

Greste y su colega admitieron que la batalla legal que se avecina es muy compleja y dijeron que mientras sigan tras las rejas “toda la prensa egipcia trabaja bajo la amenaza de ser encarcelados y la novata democracia del país usa un bozal”.