Persisten protestas en Argelia con miles de movilizados en las calles

0
65

Las manifestaciones de rechazo a las principales autoridades del país y por cambios en el sistema persisten en Argelia con la salida a las calles de miles de personas en esta capital y otras ciudades del país.

Ni la celebración de una conferencia nacional de diálogo para allanar el camino en busca de consenso, planteado también por el presidente interino Abdelkader Bensalah, ni la elección reciente de un representante de la oposición al frente del Parlamento, lograron calmar los ánimos.

Por vigésima primera semana consecutiva continuaron este viernes las protestas en Argel y en otras partes de la nación magrebí contra el sistema imperante.

Envueltos en banderas nacionales, los manifestantes corearon consignas por más democracia y por la liberación de los encarcelados durante las marchas que comenzaron el 22 de febrero último.

El medio digital TSA señaló el fuerte despliegue militar concentrado en el centro la capital a fin de sofocar las marchas, en tanto fueron bloqueados varios accesos desde diferentes puntos del país hacia Argel.

A la compleja situación política en el país del norte de África, se le añadió un nuevo ingrediente con la aprobación por mayoría esta semana de Slimane Chenine al frente del Parlamento, hecho calificado de histórico por políticos y la prensa local.

Chenine asumió la Asamblea Nacional tras la renuncia el 2 de julio de Mouad Bouchareb y recibió el apoyo parlamentario de los partidos oficialistas Frente de Liberación Nacional y la Agrupación Nacional ‎Democrática.

Tras su elección, el opositor fundador del Frente Islámico de Salvación manifestó su gratitud por la confianza depositada y agradeció a los grupos parlamentarios por la búsqueda de consenso y de lo que llamó ‘acción común’.

El representante islamista valoró la situación política que atraviesa la nación magrebí al reconocer que se encuentra en una ‘coyuntura sensible’.

La víspera en la noche, TSA publicó que es perceptible la incomodidad prevaleciente en sectores islamistas después de la elección de Chenine.

Al respecto, el líder del partido El Adala (Justicia), Abdallah Djaballah, manifestó que su asunción ‘no representa necesariamente la opinión’ de su bloque político, aunque aclaró que ‘no están ni a su favor ni contra él’.

El pasado sábado partidos políticos oficiales y de la oposición, sociedad civil, sindicatos y universitarios participaron aquí en el llamado Foro para un diálogo nacional con el objetivo de superar las diferencias hacia la reconciliación nacional.

La cita puede calificarse ‘de exitosa iniciativa’ ante el llamado colectivo de superar cuanto antes la crisis, dijo el periódico El Moudjahid.

Los más de 500 delegados asistentes a la reuniín coincidieron en que solo unas elecciones transparentes pueden conducir a ‘introducir reformas en profundidad’ que deriven en la construcción de una nueva Argelia.