Permanecerá unión en sindicatos sudafricanos, según dirigente Vavi

0
229

CosatuEl exsecretario general de Cosatu Zwelinzima Vavi aclaró que la intención de la Unión de Trabajadores Metalúrgicos (Numsa, siglas en inglés) no es dividir a la gran federación sindical sudafricana.

Los propósitos de Numsa son lograr que el gremio de sindicatos recupere la influencia e independencia de épocas anteriores, indicó Vavi, en aseveraciones que tienen un potencial impacto en el escenario político nacional.

El Congreso de las Uniones Sindicales de Sudáfrica (Cosatu) es una coalición fundada en 1985, la mayor de las tres principales centrales sindicales del país, con 21 sucursales en la nueve provincias para aglutinar casi dos millones de trabajadores.

Desde 1990, Cosatu, el Congreso Nacional Africano (CNA) y el Partido Comunista de Sudáfrica convergieron en una llamada Triple Alianza en pos de organizar la gobernabilidad de una nación con una secuela social negativa derivada de la época del apartheid.

Numsa no busca la fragmentación de Cosatu, solo exige de esta organización más militancia anticapitalista y antiimperialista, es decir las líneas programáticas que este foro siempre ha defendido, dijo Vavi, citado por el diario City Press.

Vavi fue separado de su puesto en agosto último a tenor de un escándalo sexual relacionado con una joven secretaria, y también enfrenta cargos por procedimientos impropios en la contratación de empleados.

Con 52 sucursales en todas las provincias sudafricanas y 320 mil afiliados, Numsa es el afiliado de mayor peso y más influyente de Cosatu y, al mismo tiempo, un gremio que respalda incondicionalmente a Vavi.

El martes último la Unión de Trabajadores Metalúrgicos inició en Johannesburgo una asamblea de cuatro días para analizar sus relaciones con la triple alianza gubernamental en el país austral.

Desde hace tres meses el importante gremio laboral acaparó titulares de prensa por su fuerte oposición a la suspensión del secretario general Zwelinzima Vavi.

En las reuniones de esta semana Numsa ha debatido sobre sus futuros nexos con el Congreso de las Uniones Sindicales de Sudáfrica, un importante soporte electoral del CNA, que lidera el gobierno nacional desde hace 20 años.

Desde su posición de mayor miembro de Cosatu, el sindicato metalúrgico ha protestado por supuestos ataques de elementos dentro de la alianza tripartita que alega pretenden desviar a los gremios de sus funciones netamente sindicales.

El foro además critica al CNA por la activación del peaje electrónico en Gauteng, el Plan Nacional de Desarrollo, el Subsidio Salarial de la Juventud y una ley sobre intermediarios laborales.

Tres semanas atrás, el presidente del Numsa Cedric Gina renunció a su puesto después que alertó que el grupo no necesitaba un congreso de tales dimensiones a un costo de 25 millones de rands (unos dos millones de dólares).

Portavoces del CNA advirtieron que las actuales divergencias y controversias políticas en el seno de las mencionadas organizaciones corren el riesgo de servir de tribuna desestabilizadora para los enemigos de la alianza.