Parque Nacional Kruger, gran atracción de Sudáfrica

0
225

Por Ilsa Rodríguez

Reconocida por su riqueza natural, con más de 20 mil especies de la flora, Sudáfrica destaca también por su variada fauna que incluye los cinco grandes de África: elefantes, rinocerontes, leones, búfalos y leopardos.
Para disfrutar de esta naturaleza exuberante y sus numerosos animales nada mejor que visitar el Parque Nacional Kruger, un área de casi 19 mil kilómetros cuadrados (350 kilómetros de norte a sur y 60 kilómetros de este a oeste) inaugurado el 31 de mayo de 1926 y considerada la reserva de caza mayor de esta nación de África Austral.

Realizar un recorrido por el Kruger es inolvidable, una experiencia única poder observar a leones enfrentados a búfalos, el romance de las jirafas, el lento caminar de las manadas de elefantes, el acechar de las hienas en busca de carroña, en fin la vida salvaje a ojos vista.

Rodeado de las provincias sudafricanas Mpumalanga y Limpopo, este Parque Nacional tiene al norte el territorio de Zimbabue y al este el de Mozambique.

En esta zona de Sudáfrica se hallaron restos humanos de 1,5 millones de años de antigüedad y evidencias de que los bushmen (bosquimanos) la habitaron 100 mil años atrás, para ser desplazados en el año 200 por el primer pueblo de lengua nguni (grupo bantú al que pertenecen los zulúes, xhosa, swati y ndebele) que llegó a la región en busca de mejores pastos para su ganado.

De acuerdo con la historia, el primer europeo que llegó allí fue el holandés Francois de Cuiner en 1725, aunque el italiano Giovanni Albasini, con apenas 18 años, es considerado el pionero del llamado Viejo Continente en radicarse en esa área.

Este parque nacional, el primero en crearse en Sudáfrica y que se divide en seis ecosistemas, tuvo como su primer guardián a Stevenson Hamilton en 1902 y un año más tarde fue convertido en el Coto de Caza Singwitsi. En esos primeros años del Siglo XX el lugar era refugio de bandidos, cazadores furtivos y fugitivos.

La reserva abrió sus puertas al público bajo el nombre de Paul Kruger (1825-1904/ quien fue líder de la resistencia bóer contra el Reino Unido) y como primer parque nacional de Sudáfrica en 1927, aunque ese año solo pocos llegaron para disfrutar sus riquezas naturales.

Al paso del tiempo ese número fue aumentando y en la actualidad sobrepasa el millón 250 mil visitantes al año.

La creación de un aeropuerto en la provincia de Mpumalanga, que permite acceder a una de sus entradas a unos 60 kilómetros de distancia, propicia el incremento de los turistas provenientes de todas partes del mundo y de la propia Sudáfrica que llegan para observar en su medio a animales salvajes y disfrutar de su comportamiento.

Además de los cinco mayores especies africanas, en el Kruger se concentran, entre otros, cebras, hipopótamos, cocodrilos, antílopes, jirafas, guepardos, kudúes, ñus, hienas, jabalíes, impalas y más de 500 especies de aves, entre residentes, migratorias (que no se reproducen en el lugar) y nómadas.

Según los reportes, la caza de elefantes para controlar su población se detuvo en 1994, lo que ha provocado el aumento de su cantidad más allá de las condiciones de alimentación para estos enormes paquidermos, que se limita a ocho mil. En la actualidad los elefantes sobrepasan los 11 mil 500.

Como parte de su desarrollo turístico, esta gran reserva cuenta con hoteles, campamentos y refugios privados para safaris en vehículos todo terreno, que operan en asociación con las comunidades residentes en esa zona, además de siete senderos en áreas de naturaleza salvaje trazados por los animales entre los arbustos.

Esas caminatas de dos o tres días, en las que participan no más de ocho personas, están acompañadas por un guarda, un ayudante y un cocinero, todos armados con rifles.