Parlamento sudafricano cita a vicepresidente Cyril Ramaphosa

0
420

Cyril RamaphosaEl Consejo General de las Provincias, cámara alta parlamentaria en este país, interrogará hoy al vicepresidente Cyril Ramaphosa sobre la reciente participación de Sudáfrica en la política interna de Lesotho.

En un procedimiento legislativo reglamentario que se efectúa cada tres meses, el segundo mandatario en la sede ejecutiva Union Buildings debe responder ante los diputados cuestiones sobre asuntos internacionales y nacionales.

Fuentes legislativas adelantaron que Ramaphosa igualmente deberá explicar los planes de Pretoria para garantizar el orden constitucional y la prevalencia de la democracia en Swazilandia, otra pequeña nación vecina de Sudáfrica.

Hace cuatro días un Pacto de Seguridad Nacional destinado a promover la paz ciudadana en Lesotho fue firmado en Maseru con el respaldo del vicepresidente sudafricano.

Estamos seguros de que la rúbrica del tratado Maseru Security agrega un capítulo importante en la marcha irreversible hacia el regreso de Lesotho a la normalidad constitucional, expresó Ramaphosa en un mensaje desde Pretoria.

El acuerdo de seguridad nacional fue ratificado por el Teniente General Tladi Kamoli, el Teniente General Maaparankoe MaHao y el Comisionado de la Policía Montada KhotatsoTsooana y tiene por objeto promover las relaciones armoniosas entre los dirigentes políticos y oficiales.

Igualmente el convenio reconoce que la Misión de Facilitación de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC) seguiría supervisando la situación política y de seguridad en el país en pos de ayudar al mantenimiento de la ley y el orden.

Ramaphosa, como facilitador de la SADC, cumplió este mes varias visitas a Maseru por un mandato de la troika dirigente del foro subregional destinado a examinar la seguridad pública.

La nación monárquica mediterránea afrontó desde junio pasado varios litigios partidistas, políticos y legislativos que casi culminan en agosto con intento de golpe de Estado.

En rigor la situación empeoró desde febrero de 2013 a partir de fuertes enfrentamientos protagonizados por representantes del Congreso de Lesotho para la Democracia y el Partido Nacional Basotho.