Parlamento nigeriano demanda al presidente informe sobre violencia

0
406
El parlamento nigeriano convocó hoy al presidente Muhammadu Buhari para que informe qué medidas piensa adoptar contra la creciente violencia entre ganaderos fulani y granjeros sedentarios en el centro del país.

Los diputados demandan al mandatario, que es fulani y de confesión musulmana, una intervención inmediata y radical para terminar los choques armados entre los pastores y los campesinos, causantes de más de 400 muertes desde comienzos del año en curso, según estadísticas oficiosas compiladas por Prensa Latina.

En su sesión del miércoles pasado la cámara baja aprobó un voto de no confianza el cual pide la destitución de los jefes de los servicios de orden público y los asesores de seguridad.

Decidimos convocar a Buhari para que responda interrogantes sobre a lo que está haciendo el Ejecutivo para poner fin a la erupción de asesinatos en diferentes estados de la federación, declaró a la prensa el presidente de la Cámara, Yakubu Dogara.

El martes pasado desconocidos armados que las autoridades aseguran eran pastores fulani atacaron una iglesia en una comunidad del estado central de Benue y mataron a 16 fieles, así como a los dos sacerdotes que oficiaban en la misa matutina, lo que provocó el envío a la zona de un dispositivo de seguridad en previsión de nuevos incidentes.

El conflicto entre ambas comunidades fue detonado por la emigración hacia el sur de los ganaderos debido al agostamiento de los pastos y de las fuentes de agua debido a la sequía que azota en sus tierras tradicionales en el norte del país.

Los granjeros sedentarios, temerosos de que los pastores se establezcan en la zona,acusan al mandatario de exceso de tolerancia con lo que califican de vandalismo de sus correligionarios.

De su parte, los ganaderos seminómadas afirman que los campesinos roban sus animales.

La confrontación entre ambas comunidades agrava la situación interna nigeriana complicada por los ataques y atentados del grupo armado de tendencia islamista Boko Haram, cuyo bastión está en el noreste del país y constituye el principal enemigo de las autoridades centrales de este estado federal.