Parlamento mozambiqueño aprueba ley de amnistía

0
419

armando-guebuza-presidente-mozambiqueLa Asamblea Nacional de Mozambique aprobó una ley de amnistía que cesa la responsabilidad en los crímenes cometidos por fuerzas de la exguerrilla y actual partido opositor Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo), informaron hoy en esta capital.

Constituida por tres artículos, la ley, propuesta por el presidente Armando Guebuza, se aplica a los crímenes cometidos contra personas y la propiedad en todo el territorio nacional desde marzo del 2012 hasta la fecha de entrada en vigor.

«La amnistía también se aplica a los casos similares ocurridos en el distrito de Dondo, puesto administrativo de Savange, en 2002, en el de Cheringoma, en el 2004, y el de Maringue en 2011», indica el documento, citado por medios periodísticos.

Tal cesación de culpa cubre además «crímenes de cualquier naturaleza relacionados con delitos militares y crímenes contra la seguridad del Estado».

La bancada de la Renamo puso objeciones respecto al texto de la ley. Un portavoz comentó que el periodo correspondiente a la reciente crisis político-militar resulta «corto para garantizar una paz duradera».

Con la aprobación del indulto, el líder de la Resistencia, Afonso Dhlakama, puede salir de su presunto refugio clandestino en la base militar de la organización en Gorongosa y viajar a Maputo para encontrarse con el presidente Guebuza y marcar definitivamente el fin de las hostilidades.

Recientemente el gobierno y la Renamo habían alcanzado un acuerdo de paz luego de más de un año de negociaciones, que incluyó con la ley de amnistía.

Las negociaciones estuvieron paralizadas por la negativa del Ejecutivo a aceptar una paridad en la composición del Ejército y una reforma electoral, como requería la oposición.

El acuerdo de paz se alcanzó a solo dos meses de celebrarse elecciones presidenciales, programadas para el próximo 15 de octubre.

El Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo), partido en el poder desde la independencia en 1975, y la Renamo se enfrentaron en una de las guerras civiles más brutales de África hasta que se acordó firmar la paz en octubre de 1992.

Después de 21 años sin conflicto tras esa rúbrica, el país volvió a la inestabilidad desde abril del 2013, a raíz de una disputa por la ley electoral.

A pesar de innumerables rondas negociadoras a lo largo de estos años, ambas formaciones, presentes en el Parlamento, mantuvieron fuertes tensiones y regulares choques.