Parlamento libio desmiente rumores de tropas extranjeras en últimos combates

0
496

Akila SalehEl presidente de la Cámara de Diputados libia, Akila Saleh, negó que haya tropas extranjeras junto al Ejército Nacional en su lucha «contra el terrorismo y los grupos ilegales», en probable alusión a una supuesta participación de Egipto en los combates.

Saleh afirmó que los militares libios «son capaces de derribar las murallas del terrorismo y limpiar Libia de sus riesgos», según un comunicado difundido en la página web del Parlamento salido de las elecciones de julio pasado y que sesiona en Tobruk (frontera con Egipto).

«Estos rumores no tienen fundamento y van contra las aspiraciones de los libios de mantener la estabilidad en el país», dijo Akila, que calificó los rumores de «mentiras destinadas a interrumpir las victorias logradas por el Ejército».

Con ello, Akila parece referirse a los contingentes del Ejército que se han aliado al general rebelde Jalifa Hafter en la ciudad de Bengazi (segunda del país) y combaten contra varios grupos de corte islamista aliados ocasionales entre sí; la situación en Trípoli es más confusa, siendo los protagonistas principales las milicias de Zintán y las enemigas de Misrata.

El pasado 4 de agosto, se instauró en Tobruk, 1.500 kilómetros al este de la capital, la Asamblea Legislativa elegida el pasado 25 de junio y conocida como el Congreso de los Diputados, que ha elegido Tobruk por la situación de violencia y caos que vive la capital.

Sin embargo, otro Parlamento saliente (Congreso Nacional General, CNG), establecido en Trípoli, no reconoce la legitimidad de la recién creada Asamblea y encargó la formación de un «Gobierno de Salvación Nacional», dirigido por el islamista Omar al Hasi.

Por su parte, el «Ministerio de Exteriores» del Gobierno de Al Hasi expresó su molestia ante las declaraciones emitidas por Egipto sobre que las autoridades libias no consiguen controlar la situación.

El Gobierno de Al Hasi consideró este acto como «injerencia extranjera» en los asuntos internos de Libia, y exigió a las autoridades egipcias que detengan lo que calificó de «campaña hostil» contra Libia.

La pasada semana, varios medios libios aseguraron que aviones egipcios habían bombardeado campamentos de milicias islamistas en la provincia de Bengasi, hecho que fue formalmente desmentido por el Gobierno egipcio y que es síntoma de las difíciles relaciones que mantiene ahora Libia con el vecino del este.