Paciencia se encoge, negociaciones se estiran en RDCongo

0
462
Por Roberto Hernández
Los obispos católicos mediadores entre el gobierno y la oposición de la República Democrática del Congo se retiraron hoy a sus diócesis para la celebración de la navidad, dejando en suspenso un posible acuerdo.

Reunidos desde el viernes en el Centro interdiocesano, en Kinshasa, los representantes de la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (Cenco) tuvieron esporádicos recesos hasta que a las 18:00 hora local anunciaron su retiro a las iglesias para celebrar con los fieles.

Desde entonces y hasta el próximo jueves los congoleños andarán con calma o con miedo de que la tensa situación estalle, luego de que venciera el lunes pasado el segundo mandato del presidente Joseph Kabila sin que se celebraran elecciones para escoger al sucesor.

Las pláticas continuarán el próximo jueves y debe firmarse un acuerdo al día siguiente entre todos los sectores políticos, tanto los que firmaron como los no firmantes del texto (de octubre pasado), en el que aceptaron la permanencia de Kabila en el poder por 16 meses más hasta la celebración de comicios en abril de 2018.

Monseñor Marcel Utembi, presidente de Cenco, se mostró optimista este sábado a propósito del compromiso político por rubricar.

Otros obispos anunciaron que el texto está aceptado al 95 por ciento, pero que quedan algunos obstáculos.

Al final el plazo dado por la Iglesia católica fue superado por la falta de un acuerdo firme que aleje definitivamente la amenaza de la violencia en el país, que ya ha perdido a unas 40 personas.

Entre los puntos principales del desacuerdo se encuentra la exigencia opositora de la designación de un primer ministro verdaderamente opositor, pues más progubernamental no puede ser el designado el lunes por Kabila: Samy Badibanga, según alegaron.

Un paso importante fue la aceptación por el gobierno de la convocatoria a la justa presidencial para finales del año próximo, y de la oposición de aceptar al jefe de Estado un año más si se compromete seriamente a no reformar la constitución para postularse a un tercer mandato.

Además la Comisión Electoral Nacional será rehecha, pues parte de los contrarios al gobierno la consideran una asalariada del poder.

En sintonía con esta reorganización se establecerá un comité de seguimiento de la transición para velar por la buena marcha de la transición y de la organización de las elecciones presidenciales.

Este órgano tendrá la responsabilidad de garantizar el respeto a los acuerdos, pero hasta ahora no han adelantado quienes lo integrarán, aunque ya la oposición lo reclama para sí.

En definitiva, está por ver qué celebración de Navidad tendrán los congoleños, pues como dice el proverbio cuando los elefantes pelean la hierba es la que sufre.