Opositores etíopes piden noticias de líderes encarcelados tras incendio en prisión

0
369

Activistas opositoreActivistas opositores etíopes han pedido noticias sobre la suerte de seis de sus líderes y de otros reclusos que estaban internados en una prisión de máxima seguridad que se vio arrasada por un incendio durante el fin de semana.

El Gobierno ha informado de la muerte de 21 reclusos en el fuego que arrasó el complejo de Qilinto este sábado, pero no ha identificado a ninguna de las víctimas.

Otros dos prisioneros fueron abatidos a tiros cuando intentaban escapar del recinto en los alrededores de la capital, Addis Abeba, según ha precisado el Gobierno en un escueto comunicado dos días después del siniestro, sin identificarlos tampoco.

El opositor Congreso Federalista Oromo ha dicho este martes que no ha recibido noticias de seis de sus líderes, incluido su vicepresidente Bekele Gerba y el secretario general adjunto Dejene Tafa, que fueron detenidos en diciembre bajo la sospecha de incitar a protestas.

«Toda nuestra cúpula está retenida en ese lugar y no tenemos ni idea de qué les ha ocurrido», ha declarado a Reuters el vicepresidente adjunto de la OFC, Mulatu Gemechu. «El Gobierno tiene una responsabilidad de explicar a la población, al menos a sus familias. No tenemos ni idea de por qué se está demorando tanto», ha añadido.

Los disidentes aseguran que la mayoría de los nuevos reclusos son oromos detenidos por participar en manifestaciones para reclamar derechos sobre la tierra y denunciar presuntos abusos que se han venido registrando en el país en el último año. Human Rights Watch afirmó en junio que al menos 400 manifestantes han muerto a manos de las fuerzas de seguridad.

El Gobierno etíope, un importante aliado de Estados Unidos en la lucha contra los islamistas en la vecina Somalia, disputa ese balance y afirma que las protestas se están celebrando de forma ilegal y son explotadas por grupos rebeldes y disidentes afincados en el extranjero.

El primer ministro etíope, Hailemariam Desalegn, dijo la semana pasada que su administración llevará a cabo reformas y prometió afrontar las quejas, aunque advirtió de medidas si las protestas degeneran en violencia.