Oposición suspende diálogo con gobierno de Burundi

0
311

BujumburaPartidos opositores en Burundi anunciaron hoy la suspensión de las negociaciones que mantenían con el gobierno del presidente Pierre Nkurunziza tras el asesinato de uno de sus líderes y su guardaespaldas.

«El clima no resulta propicio para las conversaciones», afirmó el presidente del movimiento opositor Fuerzas Nacionales de Liberación, Bernard Ndayisegna.

Desconocidos armados asesinaron ayer en esta capital al líder de la organización Unión para la Paz y la Democracia, Zedi Feruzi, y a su guardaespaldas.

El político fue ultimado cuando regresaba a su casa en el capitalino barrio de Ngagara.

Ante tal hecho, otras formaciones opositoras también interrumpieron las conversaciones con el gobierno y manifestaron que la muerte de Feruzi sería parte de un plan para eliminar físicamente a dirigentes de la campaña contra el régimen.

Recientemente las partes en conflicto habían reanudaron las pláticas con el fin de resolver sus diferencias a través de medios pacíficos en coloquios facilitados por el enviado especial del secretario general de la ONU para la región de los Grandes Lagos, Said Djinnit.

Según el portavoz adjunto de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Farhan Haq, el diálogo político consultivo involucra a representantes gubernamentales, partidos opositores y organizaciones religiosas.

El pasado viernes, tres personas perdieron la vida y 14 quedaron heridas tras un ataque con dos granadas en el antiguo mercado central de Bujumbura.

Testigos aseguran que los muertos podrían ser vendedores de frutas que se encontraban cerca de lugar donde estallaron los artefactos.

Medios radiales insinúan que la acometida podría estar relacionada con las manifestaciones que desde hace semanas ocurren en Burundi, en protesta por la candidatura de Nkurunziza a un tercer mando.

El pasado 25 de abril, el Consejo Nacional de Defensa de la Democracia-Fuerzas de Defensa de la Democracia, partido de gobierno, anunció que el gobernante volvería a presentarse a las elecciones presidenciales de junio.

Tal determinación desató una ola de violentas protestas en las que se registran más de 20 personas muertas y unos 430 heridas desde el 26 de abril pasado.