Oposición keniana propone diálogo al presidente Kenyatta

0
513
La coalición opositora Superalianza Nacional (NASA, acrónimo inglés) comunicó hoy estar dispuesta a posponer la juramentación de un mandatario alternativo si el presidente Uhuru Kenyatta acepta un diálogo constructivo.

Estamos listos a engavetar el plan de jurar a Raila Odinga como presidente paralelo porque este país necesita un camino hacia adelante y la arrogancia del Jubilee (partido de Kenyatta) no ayuda a encontrar una solución, dijeron los líderes de las minorías en la Asamblea Nacional, John Mbadi, y en el Senado, Moses Wetangula.

La NASA anunció la celebración de una ceremonia pública a pesar de las advertencias de las autoridades de que la juramentación de Odinga equivale a un delito de traición sancionado con la pena de muerte.

Ambos legisladores afirmaron que la coalición opositora ‘no cejará en sus presiones por (conseguir) la justicia electoral hasta que nuestras quejas sean atendidas y, de no ser así, proseguiremos con nuestros planes de celebrar la ceremonia de juramentación’.

El presidente manifestó que desea conversaron con nosotros sobre el plan económico y como coalición hemos dejado en claro que la agenda económica del gobierno en el poder (…) Reparemos primero la política del país y entonces veremos las otras cuestiones, declaró Wetangula a la prensa.

Las elecciones generales kenianas en agosto estuvieron marcadas por una denuncia de fraude electoral interpuesta por Odinga, a tenor con la cual el Tribunal Supremo (TS) ordenó la repetición del segmento presidencial en octubre, ganado por Kenyatta por amplio margen.

Odinga se abstuvo de concurrir a la consulta después que el TS desoyó sus demandas de ordenar la destitución y arresto de los miembros de la directiva de la Comisión Nacional y la elaboración de una Ley Electoral para sustituir la vigente.

Antes, durante y después de ambas elecciones, partidarios del candidato de la NASA protagonizaron manifestaciones en las calles de esta capital y ciudades del interior, las cuales se saldaron con decenas de muertos y heridos e hicieron temer por una repetición de los disturbios de 2007 por la misma causa en los que murieron unas mil 200 personas.