ONU reconoce avances políticos en Guinea Bissau

0
309
El secretario general de la ONU, António Guterres, acogió con satisfacción el nombramiento de Arístides Gomes como primer ministro de Guinea Bissau, realizado el 16 de abril sobre la base de un consenso de las partes interesadas.
Por medio de un comunicado difundido por la oficina del portavoz del máximo representante de Naciones Unidas, Guterres también manifestó beneplácito por la notica de que el próximo 18 de noviembre serán las elecciones legislativas del país.

Ese anuncio proporciona un mandato claro para los preparativos urgentes de cara a los comicios, apuntó el diplomático portugués, quien se encuentra ahora en Arabia Saudita en la reunión del Consejo Asesor del Centro de Lucha contra el Terrorismo de la ONU.

Tras una sesión extraordinaria de la Autoridad de los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (Cedeao) el 14 de abril, la situación en Guinea-Bissau comenzó a evolucionar, señaló Guterres.

En ese sentido, encomió el papel desempeñado por el foro y las autoridades de la región..

También dijo sentirse alentado por el espíritu de compromiso y liderazgo demostrado por el presidente de Guinea Bissau, José Mario Vaz; el Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde, y el Partido para la Renovación Social.

El máximo representante de la ONU instó a todas las partes a seguir los pasos hacia una mayor estabilidad política: tal es el caso de la formación de un gobierno inclusivo, la reapertura de la Asamblea Nacional y la implementación de las disposiciones restantes del Acuerdo de Conakry.

Además, reafirmó su compromiso de seguir colaborando con la Unión Africana, la Cedeao, la Unión Europea y la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa para apoyar los esfuerzos de consolidación de paz en Guinea-Bissau.

De acuerdo con un comunicado emitida el 15 de febrero por la Oficina Integrada de Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas en Guinea-Bissau, la ausencia de un gobierno estable y funcional limitaba la capacidad de ese equipo en el territorio y empeoraba cada vez más la escena política.