ONU esperanzada tras ronda de diálogos sobre crisis libia

0
267

Fajr LibyaLa Misión de Apoyo de Naciones Unidas a Libia (Unsmil) mostró expectativas, luego de que los participantes en las conversaciones para poner fin a la crisis en ese país norafricano fijaran una agenda destinada a solucionarla.

Según una nota de prensa, después de dos días de negociaciones en Ginebra, encabezadas por el enviado de la ONU Bernardino León, las partes incluyeron en el programa el establecimiento de un acuerdo político, que lleve a un gobierno de unidad fruto del consenso.

Desde el derrocamiento de Muamar Gadafi en 2011, con el apoyo de una intervención militar de la OTAN, Libia está sumida en la inestabilidad y la violencia sectaria.

Coexisten dos gobiernos paralelos que en la actualidad se disputan el poder y varias milicias que se enfrentan, con saldo de víctimas fatales, desplazamientos humanos y destrucción de infraestructura.

Las pláticas en el Palacio de la Naciones -sede de la ONU- «transcurrieron en un clima constructivo y reflejaron el compromiso sincero de los participantes con la búsqueda de terrenos comunes», precisó la Unsmil.

De acuerdo con la Misión creada en 2011, la agenda pactada la víspera contiene además cuestiones de seguridad para poner fin a los enfrentamientos y garantizar la retirada en etapas de los diversos grupos armados de las ciudades del país petrolero, rico en el codiciado crudo liviano.

Asimismo, abarca medidas de confianza, como la apertura de los aeropuertos y el resguardo de rutas terrestres y marítimas.

En la ronda de conversaciones celebrada en Ginebra se realizó una llamada al alto el fuego, en aras de generar un ambiente constructivo.

La próxima semana tendrá lugar en la propia urbe otra rueda de diálogo, con la incorporación de representantes de municipalidades, milicias, agrupaciones políticas y tribus.

Funcionarios y diplomáticos han advertido aquí en los últimos meses que Libia vive una situación de caos, proliferación del extremismo y parece encaminada al colapso económico.

Al respecto, abogan por una solución pacífica del conflicto con ayuda internacional, para evitar que su situación afecte la estabilidad de otros países del área.