ONU condena incremento de ataques a civiles en Libia

0
431

Zeid Ra'ad Al HusseinEl alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, condenó hoy la escalada de ataques de grupos armados a activistas, profesionales de la prensa y otros sectores de la sociedad civil libia.

Las personas son asesinadas en plena calle cuando van al trabajo o regresan de las mezquitas después de sus rezos, también crecen los secuestros, maltratos y amenazas, hechos sobre los que recibimos sistemáticas denuncias, señaló en un comunicado desde Ginebra, sede del Consejo de Derechos Humanos.

Según el príncipe jordano, quien asumió el cargo el pasado mes, a partir de mayo aumentaron las acciones violentas contra civiles en el convulso país, sumido en la inestabilidad desde 2011, cuando una agresión de la OTAN ayudó a derrocar a Muamar Gadafi.

Los ataques tienen lugar en Bengasi y la capital Trípoli, en un contexto marcado por los enfrentamientos entre facciones rivales en esas ciudades, advirtió.

De acuerdo con Zeid, cada día se dificulta más el trabajo de defensores de los derechos humanos, periodistas y activistas, «cuya labor es crucial en el escenario de violencia que azota a Libia».

Las víctimas de violaciones y abusos confían en esos sectores para documentar su situación, dijo.

El Alto Comisionado rechazó la impunidad con la cual los grupos armados cometen sus desmanes.

En su pronunciamiento, expuso algunos casos de ataques contra civiles, entre ellos el ocurrido el 19 de septiembre en Bengasi, donde fueron asesinadas 10 personas, incluyendo dos jóvenes activistas.

«Los ataques contra civiles constituyen crímenes de guerra», afirmó Zeid, quien recordó que la Corte Penal Internacional tiene jurisdicción sobre los mismos.

Hace tres días, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó -durante una sorpresiva visita a Libia- al cese de los combates y al diálogo para buscar una salida política a la crisis.

De continuar las confrontaciones, la prosperidad y la tranquilidad serán un sueño distante, alertó.

En el país norafricano existen dos gobiernos, uno asentado en la ciudad oriental de Tobruk, que cuenta con el reconocimiento de la comunidad internacional, y otro que rige en la capital con el respaldo de la poderosa milicia de Misrata.

Además, en Bengasi, la milicia Ansar Al Sharia combate casi a diario con el autodenominado Ejército Nacional Libio, un grupo armado al mando del exgeneral desertor Khalifa Haftar que ha jurado liberar al país de lo que llama «la escoria islamista».