“Ola de rendiciones” entre los rebeldes de las FDLR en el Congo

0
225

Fuerzas Democráticas por la Liberación de RuandaEl enviado especial de Naciones Unidas en República Democrática del Congo (RDC), Martin Kobler, ha anunciado una “ola de rendiciones” entre los rebeldes de las Fuerzas Democráticas por la Liberación de Ruanda (FDLR), según un comunicado publicado este miércoles en la página web de la ONU.

   El 70 por ciento de ellos son menores de 30 años, según Kobler, una edad que les facilita la reinserción en la vida civil. La Misión de Naciones Unidas en la RDC (MONUSCO) estima que en torno a 1.500 de los 1.800 combatientes que luchan en el país pertenecen a las FDLR,
uno de los grupos contra los que se están enfocando tras el fin de los combates entre el Gobierno y el movimiento 23 de Marzo (M23).

“Seguiremos con la lucha contra todos los grupos armados”, ha asegurado Kobler, haciendo referencia a los alrededor de 20 grupos armados que siguen operando en Kivu Norte y contra los que la MONUSCO está dirigiendo sus esfuerzos, mientras intenta mantener las frágiles victorias que el Gobierno ha conseguido en el este del país.

“Traigo un mensaje de esperanza al Consejo de Seguridad. Creo que la situación es diferente ahora en RDC, después del fin de la lucha contra el M23”, ha asegurado Kobler durante una rueda de prensa.

Sin embargo, a pesar de la derrota del M23, Kobler ha advertido que aunque las FDLR son un grupo numéricamente inferior, sus miembros siguen viviendo entre la población civil, por lo que se dificulta la ofensiva contra el grupo armado. Asimismo, entre las filas de las FDLR figuran numerosos combatientes hutus huidos de Ruanda tras el conflicto y el genocidio de 1994 y cuya presencia en el este de la RDC ha servido en numerosas ocasiones de excusa a Ruanda para intervenir en el país vecino.

“La operación comenzó el pasado 27 de noviembre, y ayer y antes de ayer se hicieron grandes progresos en áreas controladas por las FDLR”, ha añadido. Entre los últimos avances, Kobler ha hecho hincapié en que las fuerzas de la MONUSCO han podido, por primera vez en años, reabrir la carretera que une Pinga, en Kivu Norte, con la capital provincial de Goma.

“Desde ayer, la gente ya puede comerciar con sus verduras en el mercado de Goma y puede visitar a los familiares que están fuera de la zona que ha estado paralizada durante dos años”, ha añadido.

ACUERDO CON EL M23

Kinshasa y el M23 no han conseguido todavía cerrar un acuerdo por disputas sobre cómo debería denominarse, ya que los insurgentes estaban dispuestos a firmar un acuerdo de paz pero Kinshasa quería que fuera una declaración que reflejara la derrota militar de los rebeldes. El M23 son la última encarnación de los insurgentes tutsis que han combatido al Gobierno en el este del país durante más de dos décadas.

Tras el fracaso de la ceremonia de firma del 11 de noviembre en Uganda, la RDC ha dicho que Kampala, que está mediando en las conversaciones, ha favorecido a los rebeldes.