Nuevo incidente entre Rabat y París tras agresión «moral» a general marroquí

0
303

Abdelaziz Bennani El Embajador de Francia en Marruecos, Charles Fries, ha sido convocado en Rabat por el jefe marroquí de los servicios de inteligencia exterior, Yasin Mansuri, después de que una persona agrediese «moralmente» a un destacado general marroquí hospitalizado en la capital francesa.

Según informa la agencia MAP, Mansuri expresó a Fries el «descontento de Marruecos tras la cobarde agresión moral» de la que fue víctima ayer el general del Ejército Abdelaziz Bennani, en su habitación del hospital parisinode Val-de-Grâce».

En un comunicado el departamento del presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirane, quien condenó lo sucedido, se pregunta sobre «las intenciones y la voluntad de las autoridades francesas», ya que este hospital militar «supuestamente cuenta con estrictas medidas de seguridad y de acceso».

El agresor identificado como Mustapha Adib es un individuo con antecedentes judiciales y conocido por la Justicia, según el comunicado.

El Gobierno marroquí califica el acto de «inadmisible», y añade que se suma a los numerosos incidentes de estos últimos meses entre Rabat y París, por lo que «existe el peligro de complicar más el proceso de normalización de las relaciones bilaterales».

Además, hoy el embajador de Marruecos en París, Chakib Benmusa, depositó una denuncia ante el Ministerio de Asuntos Exteriores francés por este suceso.

«Un acto particularmente grave por su carácter provocador e injurioso contra una alta personalidad marroquí hospitalizada en un hospital militar francés», subraya el Gobierno.

 Bennani ha sido una figura clave en el Ejército marroquí desde el reinado de Hassan II y la semana pasada fue sustituido de sus cargos como inspector general de las Fuerzas Armadas, comandante de las fuerzas en la zona sur (que incluye el Sahara Occidental).

Las autoridades francesas han asegurado que el Ministerio de Defensaabrirá una investigación para aclarar los hechos.

Marruecos tiene suspendidos los acuerdos judiciales con Francia desde febrero tras la visita a la residencia del embajador marroquí en Francia de unos agentes de la policía judicial que querían interrogar al jefe del contraespionaje marroquí, Abdelatif Hamuchi, por supuestos delitos de torturas.

Esta situación ha provocado que los procesos de traslado de un grupo de presos franceses en Marruecos se hayan paralizado, por lo que el mes pasado los reos iniciaron una huelga de hambre para denunciar su situación.

El propio rey Mohamed VI tuvo que intervenir ordenando la creación de una comisión para examinar el caso, y el ministro ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Salahedín Mezuar, convocó a Fries, para tratar el asunto.

«Se trata de abrir un paréntesis para resolver una situación humanitaria», explicaron entonces a Efe fuentes gubernamentales marroquíes.