Nuevo gobierno burkinabé continuará pesquisas sobre crímenes

0
393

Roch Marc Christian KaboréEl presidente entrante de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré, electo en los comicios del 29 de noviembre pasado, reafirmó hoy que proseguirán las pesquisas sobre crímenes cometidos durante el anterior gobierno liderado por el golpista Blaise Compaore.

Nadie está por encima de la ley, la justicia continuará hasta el final durante los próximos años, declaró el gobernante, quien recibió 53,49 por ciento de los votos en esa consulta popular y ahora respalda esas investigaciones, promovidas por el actual Gobierno de Transición.

Quienes estén encubiertos por conceptos legales y sus acciones fueron antípodas de los intereses del pueblo serán procesados ante la justicia como todo el mundo, aseguró el nuevo presidente, quien será investido a finales de este mes.

Las declaraciones de Kaboré, de 58 años, católico y originario de la mayoritaria etnia Mossi, siguieron a un anuncio del Gobierno Interino el 8 de diciembre último sobre la inculpación del general Gilbert Dienderé por complicidad en el asesinato en 1987 del presidente Thomas Sankara.

El alto oficial, uno de los allegados principales del presidente Blaise Compaoré, líder de aquella asonada contra Sankara y objeto de un levantamiento popular que lo derrocó en octubre del pasado 2014 por intentar cambios en la Constitución, protagonizó otro intento golpista el pasado 16 de septiembre.

Dienderé y otras 12 personas son acusados por un tribunal militar de ultimar al entonces jefe de Estado y ocultar el cadáver, según el texto del Gobierno de Transición, en el poder hasta que asuma el del nuevo presidente.

La nota oficial, que agradece «el compromiso de los jueces para que triunfe la verdad», insiste en que el proceso iniciado alrededor de esta acusación contra el militar y sus allegados debe «poner fin a la impunidad en el país».

Efectivos de una facción del Ejército acompañaron al General durante la asonada encabezada por él en septiembre contra el Gobierno de Transición de Michel Kafando, neutralizada por tropas de otras unidades leales al ejecutivo y por la mediación de organismos internacionales y Estados vecinos.

Kafando, detenido durante aquella conspiración, autorizó en marzo último la exhumación del cadáver de Sankara, luego de varios años de rechazo oficial ante reclamaciones de familiares y allegados para que fueran analizados los restos para determinar el origen de su muerte.

Tras la autorización de exhumación refrendada por el Tribunal Militar en mayo de 2015, una autopsia practicada a los restos determinó la muerte por diez tiros en el pecho, la cabeza y las piernas de Sankara, quien con 33 años de edad dirigió en 1983 un proceso marxista leninista.

El entonces Presidente, que también intentó modernizar el país y cambió su nombre por el de Burkina Faso, que en lenguas locales significa «tierra de gente honesta», fue asesinado junto a 12 de sus colaboradores y enterrado a toda prisa en el cementerio capitalino de Dagnoen.