Nueva iniciativa ciudadana podría avivar relación etio-eritrea

0
361
Académicos locales manifestaron hoy aquí esperanzas en que el movimiento »Canción de paz para la relación Etio-Eritrea», una iniciativa adoptada por ciudadanos de ambas naciones vecinas, produzca resultados tangibles en el acercamiento bilateral.

Asmara y Addis Abeba se encuentran desde hace casi dos décadas en una situación de ‘no paz, no guerra’, aunque se presenciaron varios llamados al diálogo que nunca dieron los frutos esperados, precisaron analistas.

Yemane Kidane, ex miembro del comité central del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray, uno de los cuatro partidos que conforman la coalición gobernante, consideró que los desafíos planteados por el grupo son buenos y moverán el status quo un paso adelante.

‘Los habitantes de las respectivas naciones aspiran a tener una relación pacífica establecida en el espíritu de hermandad; es preciso lograr que los favorables a la distensión desistan y se despeje así el camino para el entendimiento’, manifestó Kidane.

En su opinión, los actuales movimientos influirán en los eritreos, para presionar a las autoridades a participar en una mesa redonda.

Por su parte, Abebe Aynete, investigador principal del Instituto de Estudios Estratégicos de Relaciones Exteriores de Etiopía, aseguró que antes hubo pocas acciones como esta, más sostenible y mejor organizada.

La otra perspectiva prometedora es, según Abebe, el enfoque de arriba hacia abajo del nuevo primer ministro etíope, Abiy Ahmed, quien se comprometió a hacer todo a su alcance para resolver las disputas con Eritrea.

‘Estos pueblos están vinculados históricamente, geográficamente, económicamente, culturalmente y religiosamente y más allá de eso, también están atados en sangre; no importa cómo la política intente erigir un muro, nunca podrán separarlos’, subrayó en tanto Gebru Tareke, profesor de historia.

Para los expertos sólo resta esperar la evolución y el impacto de las iniciativas en curso, sobre la base de que los ciudadanos de los dos países, en su mayoría, esperan ansiosos el retorno a la normalidad y la amistad duradera.