Nkurunziza da un ultimátum a los grupos armados

0
88

pierre-nkurunzizaEl presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, ha dado un ultimátum de 15 días a los grupos armados que operan en la capital para que se entreguen voluntariamente a las fuerzas de seguridad, en un intento de zanjar la crisis política.

“Les damos 15 días para que se rindan”, ha dicho durante una visita al distrito de Mugamba, a 65 kilómetros de Buyumbura. “El 15 de junio pondremos fin a la violencia. No descansaremos hasta restaurar la seguridad”, ha afirmado.

Según la Policía, más de 450 personas han muerto en el último año a causa de los enfrentamientos entre las fuerzas burundesas y los grupos opositores. Naciones Unidas añade que 250.000 han tenido que abandonar sus hogares por la violencia.

La oposición, que tiene su bastión en Buyumbura, se resiste a que Nkurunziza continúe en el poder. La crisis estalló en abril de 2015, cuando el presidente anunció su intención de concurrir a los comicios de julio, que finalmente ganó.

La comunidad internacional ha alertado de que, si la escalada de violencia en Burundi se mantiene, la nación africana podría caer en una nueva guerra civil, con la amenaza de un genocidio, ya que tiene la misma división étnica que Ruanda.

Algunos países han adoptado medidas punitivas contra los líderes burundeses para forzarles a calmar la situación. Estados Unidos ha sancionado este jueves a dos agentes pro gubernamentales y a un dirigente opositor por “participar en acciones o políticas que amenazan la paz, la seguridad y la estabilidad” del país.

Las partes han accedido a sentarse a la mesa de negociaciones. Desde el pasado mes de mayo hablan de paz en la ciudad tanzana de Arusha con mediación internacional. Ya ha habido otros dos intentos en Uganda y en el propio Burundi.