Neto o la sencillez con sensibilidad

0
355

Por Roberto Hernández

Para muchos su sencillez y para otros la sensibilidad en el tratamiento de los asuntos más difíciles, le confirieron al primer presidente de Angola, Antonio Agostinho Neto (1922-1979), un respeto que está incólume 38 años después de su partida.

Una vida de menos de seis décadas le bastó al padre fundador para labrarse su camino a las estrellas, como aquel poema que escribió en 1953 cuando ya era médico y conocido luchador anticolonialista.

De hecho, en este momento de cambio en la dirección del país, con la elección de su tercer mandatario en casi 42 años de independencia, las miradas se dirigen al pensamiento del humanista.

Por ejemplo, este año las celebraciones del Día del Héroe Nacional se basan en el lema Con los ideales de Neto, diversifiquemos la economía de Angola.

Fue el estadista y político quien llamó al desarrollo de la agricultura como base sólida para la industrialización de cara a una economía diversificada, una idea a la que se volvió cuando la crisis en los precios del petróleo a nivel mundial por poco estrangulan la economía de la nación.

Parte de sus dichos como el de Cabinda a Cunene un solo pueblo una sola nación son ya parte de la idiosincrasia de los angoleños, y sobre todo, impidieron conflictos étnicos a pesar de la diversidad cultural de sus habitantes, incluidas varias lenguas nacionales.

Su legado acerca de los principios de unidad y reconciliación nacionales, son marcas tangibles, aseguró el profesor universitario Fernando Manuel.

El ministro de Antiguos Combatientes y Veteranos de la Patria Candido van Dunem destacó el papel de Neto en la liberación de Angola y de África.

Su dimensión humana, firmeza política y su legado se tornaron patrimonio nacional que el pueblo angoleño jamás olvidará, explicó el titular tras recordar su interés por liberar después de la independencia angoleña en 1975 a Namibia, Zimbabwe y Sudáfrica.

El 17 de septiembre de 1980 se estableció la fecha como el Día del Fundador de la Nación y Héroe Nacional en homenaje al aniversario de Neto (1922) y para recordar a todos los combatientes que entregaron la vida en pos de la soberanía del país.

Como era de esperar también fue izada la bandera monumento en el Museo de Historia Militar como parte de las celebraciones en Angola por el acontecimiento.

Pero los homenajes no solo son entre los locales. Una veintena de representaciones diplomáticas asentadas en Luanda presentó una exposición de gastronomía y culturas en el parque de la Independencia, próximo a donde Neto proclamó la noche del 11 de noviembre de 1975 la soberanía nacional.

También hubo competiciones deportivas y venta de artesanías locales. Mientras tanto se espera para el día 29 la entrega del premio literario Sagrada Esperanza (título de una de sus obras), que acontecerá en el Memorial Doctor Antonio Agostinho Neto, donde se atesora su sarcófago.

Este año se cumplieron 95 años del natalicio y la fundación que lleva su nombre anunció que se prepara ya para su centenario, en 2022.

Al final, es como si la mirada de Neto estuviera presente en cada obra inconclusa invitando a mejorar las condiciones del pueblo, ese que todavía lo busca con anhelo por su sensibilidad y humildad a prueba del tiempo. (Tomado de Semanario Orbe)