Necesarias soluciones de paz para los Grandes Lagos

0
1203

Región de los Grandes LagosPor Osvaldo Cardosa 

Cual ineludible riqueza, la paz volvió a emerger como ley primera y fundamental para la región de los Grandes Lagos, en una cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la zona que, bajo optimistas recomendaciones, cerró recientemente sus cortinas en Luanda.

Alarmado por la inestabilidad en el área, el presidente angoleño, José Eduardo dos Santos, no vaciló en manifestar ante homólogos que estaba muy preocupado por el actual escenario político-militar en naciones de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (Cirgl).

«Resulta fácil constatar que la situación prevaleciente en la región todavía inspira muchos cuidados», dijo dos Santos, quien desde enero de 2014 carga sobre sus hombros la presidencia rotativa de la Cirgl.

Por lo anterior, subrayó, se requiere fortalecer las medidas para hacer frente a las amenazas que ponen en peligro la paz y seguridad de algunos de los países de la Conferencia, con repercusiones inevitables sobre los restantes Estados miembros.

Al respecto mencionó a Burundi, donde una crisis provocó

conflictos violentos y llamó a la defensa del orden constitucional por las fuerzas leales al presidente (Pierre Nkurunziza), «cuya legitimidad no puede ponerse en cuestión».

Defendió la necesidad del restablecimiento del diálogo en

Bujumbura con vista a crear condiciones con el apoyo a los países de la región para que la realización de las previstas elecciones legislativas y presidenciales tengan lugar de forma ordenada, transparente y creíble, y después sea respetada la voluntad en las urnas.

A siete días de un fallido golpe de Estado en su país, Nkurunziza ordenó mediante un decreto posponer las elecciones municipales y legislativas para el próximo 5 de junio, previstas inicialmente para el 26 de mayo.

«Todos los ciudadanos burundianos que cumplan con las condiciones previstas por la Constitución serán llamados a participar en las elecciones a los Consejos Comunales y a la Asamblea Nacional, que se celebrarán el 5 de junio», señala la orden.

El aplazamiento de estas justas prolongará la campaña electoral hasta el venidero 2 de junio.

Analistas consideran que con el decreto el mandatario prestó

oídos a una sugerencia de la Comisión Electoral Nacional

Independiente y a los reclamos de la oposición política y de la comunidad internacional.

Sin embargo, la disposición no se pronuncia sobre los comicios presidenciales, programados para el 26 de junio próximo y a los cuales Nkurunziza se presentará a un tercer mandato.

El pasado 25 de abril el Consejo Nacional de Defensa de la

Democracia Fuerzas de Defensa de la Democracia (CNDD-FDD), partido de gobierno, nominó al jefe de Estado a otro período en el poder, acción que muchos califican de inconstitucional.

Según el CNDD-FDD, en el primer mandato la designación del

gobernante no fue mediante elecciones, sino por determinación de la Asamblea Nacional, y por lo tanto no se debe tener en cuenta.

Tal nombramiento provocó una ola de violentas protestas por parte de opositores que insisten en que la Constitución limita a dos el número de mandatos.

Organizaciones internacionales aseguran que los enfrentamientos han provocado en Burundi un total de 20 muertos desde el pasado 26 de abril.

También ante el temor de que los enfrentamientos en las calles reavivan las tensiones étnicas, más de 100 mil personas decidieron huir de Burundi en las últimas semanas.

OTROS DESVELOS QUE REQUIEREN SOLUCIONES

Durante su extendida intervención en la cumbre de la Cirgl, Dos Santos mencionó además la reciente masacre de 140 estudiantes en Kenya y otros actos terroristas, perpetrados por el grupo Al Shababb, crímenes que condenó con vehemencia.

«Esta vía es inaceptable para la resolución de problemas

políticos o de cualquier otra naturaleza», apuntó.

En nombre de los presentes, transmitió sus profundas condolencias al pueblo y gobierno de Kenya, y a todas las familias con luto por estos acontecimientos.

El mandatario angoleño destacó asimismo que existe optimismo

moderado en cuanto a la posibilidad de concretizar el proceso de paz, reconciliación y estabilidad en la República Centroafricana (RCA).

Ponderó los progresos alcanzados en las últimas semanas en esa nación e instó a continuar apoyando al gobierno de transición y al mediador del proceso de paz para que puedan integrar a los grupos armados que todavía actúan en ciertas zonas.

Convocó a encontrar una solución pacífica y negociada para

acabar con el saqueo de recursos naturales y la violencia de los grupos rebeldes contra las poblaciones civiles en las repúblicas Democrática del Congo (RDC) y Sudán del Sur, y crear condiciones para elecciones democráticas.

«El mejor camino para el desarrollo y el bienestar de las

poblaciones de esta subregión de África es la vía de la concordia, del entendimiento, la reconciliación y la adopción de planes de desarrollo adecuados a nuestra realidad histórica», puntualizó.

En ese escenario, Dos Santos dialogó en privado con su homóloga centroafricana, Catherine Samba Panza, quien agradeció su apoyo en el proceso de pacificación de la RCA.

«Hablamos sobre la actual situación en mi país, donde considero se alcanzó cierta calma con la realización del fórum político, entre las diferentes fuerzas políticas, de 8 al 11 del mes en curso», en Bangui, capital centroafricana, explicó Samba Panza.

Poco antes de cerrarse los micrófonos del foro extraordinario, la Cirgl anunció que enviará una delegación de alto nivel a Burundi.

El canciller angoleño, Georges Chicoty, aseguró que tal

representación evaluará la situación en terreno y contribuirá a una solución pacífica de la actual crisis en Burundi.

Sin precisar fecha de partida y llegada a Bujumbura, el jefe de la diplomacia precisó que la comitiva estará compuesta por Suráfrica, Kenya, Uganda y Tanzania.

De acuerdo con el comunicado final de la reunión, leído por

Chicoty, los participantes llamaron a las partes en Burundi a que se comprometan con el cese de la violencia y entablar un diálogo para alcanzar la paz.

A las dos jornadas de la cumbre en Luanda asistieron jefes de Estado y Gobierno de la Cirgl, que integran Angola, Burundi, RCA, República del Congo, RDC, Kenya, Uganda, Ruanda, Sudán, Sudán del Sur, Tanzania y Zambia.

Muchos coinciden en que la paz sigue siendo asignatura pendiente en algunos países de los Grandes Lagos y sus gobernantes están obligados a responder ante sus pueblos. Los discursos inspiran menos confianza que las acciones.