Namibianos mantuvieron ímpetu por liberación a pesar de Cassinga

0
301
Los namibianos mantuvieron su ímpetu en la lucha por la liberación a pesar de la masacre en el campo de refugiados de Cassinga por los racistas sudafricanos, aseveró hoy el presidente angoleño, Joao Lourenzo.

Este fue un hecho trágico en su historia que no fue suficiente para detener la victoria contra la ocupación colonial del régimen del apartheid, expresó Lourenzo durante el acto en Windhoek en recordación de los caídos, al cumplirse 40 años de aquella mañana del 4 de mayo de 1978.

Fue un acto horrible que cegó la vida de más de 600 personas, mayoritariamente mujeres y niños, añadió el jefe de Estado, quien recibió de su homólogo Hage Geingob la Medalla de orden de primer grado, la más alta de Namibia.

Tropas especiales transportadas en helicóptero atacaron el campamento esa mañana y una base de la delegación de la Organización del Pueblo de África Sudoccidental (Swapo) en Chetequera, también en territorio angoleño.

Las fuerzas cubanas cercanas a Cassinga acudieron en defensa del campamento de refugiados, en el sur de Angola, al costo de la vida de 16 uniformados. La movilización impidió el exterminio total de los habitantes del lugar porque los sudafricanos se retiraron sin combatir.

El mandatario alabó el estoicismo con que los namibianos se batieron por su independencia, lo cual constituye -dijo- un brillante capítulo en la historia de África austral.

Por su parte, el jefe de Estado anfitrión dijo que Angola y Namibia son vecinos fraternos y unidos por lazos de cultura y consanguinidad.

Lourenzo se convirtió en la décima figura, presidente o expresidente, que recibe la condecoración, la cual agradeció en nombre del pueblo y del gobierno angoleño.

El 4 de mayo es feriado nacional en Namibia, que comparte más de mil 300 kilómetros de frontera con Angola.

Durante una conferencia de prensa este jueves, ambos dignatarios anunciaron el propósito de construir sendos monumentos para honrar a los caídos, uno en Cassinga y el otro en Chetequera (Cunene.

La decisión la anunciaron en el Palacio Presidencial de Windhoek y el acuerdo será rubricado la semana que viene en Luanda, expresó el mandatario angoleño para quien tal acción sella aún más los lazos históricos entre los dos Estados.

Interrogado sobre el costo de las obras, Lourenzo dijo que la vida de aquellas personas no tiene precio y el dinero no es lo más importante en el caso concreto.

La opinión la compartió Geingob al señalar que serán lugares en los que podrán prestar el debido homenaje a los que murieron.

Al hablar sobre las relaciones, ambos dignatarios coincidieron en calificarlas de excelentes, aunque llamaron a cultivarlas.

Entretanto, Luanda y Windhoek rubricaron este jueves un acuerdo de preservación ambiental para la realización de acciones conjuntas en el Parque Nacional de Iona, en el desierto de Namibe (sur de Angola).

Ambos mandatarios pasaron revista ayer a las relaciones bilaterales y cuestiones de interés regional e internacional, sin que trascendiera el contenido de las pláticas, que se efectuaron a puertas cerradas.