Museveni ‘suavizará’ la ley anti gay para hacerla similar a la de Rusia

0
467

militants homophobesLa Ley Anti Homosexualidad de Uganda se ‘suavizará’ para parecerse más a la aprobada en Rusia.La buena noticia es que dejará de estar penalizado el sexo consentido entre adultos. La mala, que en aras de proteger a la infancia seguirá persiguiéndose la promoción de la homosexualidad, de manera similar a como lo hace la ley rusa. También se ha anunciado un endurecimiento de las penas para el “reclutamiento de niños y la explotación económica de adultos vulnerables”. Estos cambios los ha anunciado el parlamentario Medard Bitekyerezo, que ha indicado que el presidente, Yoweri Museveni, quiere que la nueva redacción acabe con las críticas de Occidente. Dadas las reacciones contra Rusia en todo el mundo, no está claro que lo consigan.

«Hemos acordado presentar una nueva versión que no moleste a nuestros amigos occidentales pero proteja a los ugandeses», ha explicado el parlamentario, que ha indicado que el presidente explicó la nueva línea de actuación en una reunión con miembros de su partido en la jornada de ayer. En palabras de Bitekyerezo, el presidente es partidario de no penalizar “si dos adultos deciden meterse en su habitación y ser estúpidos”. A pesar de que inicialmente se estaban recogiendo firmas para volver a presentar el mismo texto este mismo mes, finalmente habrá una comisión que volverá a redactar la ley y que no tiene fecha para su presentación. El vicepresidente del parlamento, Kiwanuka Ssekandi, presidirá las reuniones.

La anterior legislación contra la homosexualidad, que establecía penas de cárcel para las relaciones consentidas entre adultos e incluso cadena perpetua para los actos de “homosexualidad agravada”, acabó invalidada por la Corte Constitucional del país. Esta anulación se basó exclusivamente en motivos técnicos: la falta de quórum en el Parlamento en el momento en que se aprobó la norma. Por este motivo, la corte no llegó a examinar el contenido de la ley. Museveni ha negado desde entonces que el Gobierno hubiera presionado para esta anulación, y había defendido que la presión internacional no había influido en su Gobierno. Estas nuevas declaraciones parecen desmentirlo.