Mugabe no tolerará «una primavera árabe» en Zimbabue

0
404

Robert MugabeEl presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha advertido este viernes de que no tolerará «una primavera árabe» en el país africano, que vive la peor ola de violencia de los últimos 20 años a causa de las protestas opositoras.

«Creen que lo que pasó con la Primavera Árabe va a pasar en Zimbabue, pero dejadme deciros que aquí no va a haber una primavera árabe», ha dicho en un discurso televisado en el que ha acusado a Estados Unidos y sus aliados occidentales de avivar las protestas.

Mugabe ha lanzado esta advertencia después de la manifestación celebrada este viernes en Harare, en la que la Policía ha empleado gas lacrimógeno y cañones de agua contra los líderes opositores y las cientos de personas que han protestado contra el gobernante ZANU-PF.

Didymus Mutasa, dirigente del partido opositor Mujuru, ha amenazado con volverse a manifestar la próxima semana, pese a la represión policial. «Si pretenden acobardarnos, todo lo contrario. El viernes que viene haremos exactamente lo mismo», ha dicho a la prensa. «El mandato de Mugabe debe acabar, este anciano nos ha fallado», ha afirmado.

Zimbabue está inmerso en una crisis económica que le ha obligado a retrasar meses el pago de los salarios públicos y finalmente a «congelar» la contratación de todas las vacantes en el sector público, cuyos sueldos absorben el 82 por ciento del presupuesto.

El descontento social ha alimentado la oposición política, volviendo en contra de Mugabe incluso a los influyentes veteranos, que han sustentado el Gobierno del ZANU-PF desde la independencia de Zimbabue de Reino Unido, en 1980.

La oposición reclama a Mugabe una reforma electoral de cara a los comicios presidenciales de 2018, esgrimiendo que la comisión electoral está controlada por el ZANU-PF, y ha demandado la presencia de observadores internacionales.

Mugabe, de 92 años de edad, pretende retener el poder, bien con su reelección, bien con su mujer, Grace, como heredera política. Sin embargo, sectores del ZANU-PF señalan al vicepresidente, Emmerson Mnangagwa, como candidato legítimo.