Mueren cuatro soldados en Costa de Marfil

0
559

frontIere Liberia Cote d'ivoireAl menos cuatro soldados costamarfileños y varios atacantes han fallecido este domingo en un asalto ejecutado presuntamente por hombres armados liberianos en la localidad fronteriza de Grabo (oeste).

   Hombres armados liberianos han lanzado varios ataques contra puestos de control de las fuerzas de seguridad y localidades fronterizas costamarfileñas en los últimos años, incidentes que el Gobierno de Costa de Marfil y Naciones Unidas han achacado a aliados del expresidente Laurent Gbagbo.

El ministro de Defensa de Costa de Marfil, Paul Koffi Koffi, ha indicado que este último ataque tuvo lugar a primera hora del domingo y ha asegurado que la situación se encuentra bajo control.

«Atacaron un puesto fronterizo. Tuvimos que retirarnos. Tropas de Naciones Unidas intervinieron para apoyarnos. Lo que está claro es que la situación está bajo control», ha apuntado. Asimismo, ha subrayado que varios atacantes han muerto, si bien no ha proporcionado un balance.

Por su parte, el parlamentario Yaya Coulibaly, de la localidad de Grabo, ha cifrado en cuatro el número de soldados muertos. «Estoy en contacto con el alcalde, que ha dicho que la situación está volviendo a la normalidad, pero ha agregado que sigue existiendo tensión debido a que se siguen oyendo disparos», ha remachado.

Costa de Marfil todavía está recuperándose de la ola de violencia que siguió a las elecciones presidenciales de noviembre de 2010 porque tanto Gbagbo como el entonces líder opositor, Alassane Ouattara, reivindicaron su victoria.

Durante cinco meses, los partidarios de Gbagbo y Ouattara se enfrentaron en las calles de Abiyán, la principal ciudad marfileña, y otras localidades del país, dejando al menos 3.000 muertos, 32 desaparecidos y 500 detenidos de forma arbitraria.

Finalmente, Gbagbo fue detenido y trasladado a La Haya en abril de 2011 para ser procesado por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por cuatro cargos de crímenes de lesa humanidad, entre ellos violaciones, asesinatos y persecuciones dirigidas contra partidarios de Ouattara.

Ouattara, considerado el legítimo ganador de las elecciones presidenciales por la comunidad internacional, fue proclamado jefe de Estado y desde entonces trata de promover la reconciliación nacional. Sin embargo, los partidarios de Gbagbo han denunciado una persecución política. El presidente se encuentra hospitalizado en Francia, donde se recupera de una operación a la que fue sometido este mes.