Mozambique, declarado país libre de minas antipersona

0
333

MinasMozambique ha sido declarado este jueves libre de minas antipersona, tras dos décadas de trabajo por limpiar el país de una herencia de guerra que ha matado o mutilado a miles de personas, la mayoría de ellas civiles.

El esfuerzo por deshacerse de las minas ha sido dirigido por HALO Trust, un organización benéfica que ha limpiado de minas varios países. La ONG ha destruido más de 171.0000 minas de 1.100 campos en Mozambique desde 1993.

«Tengo el honor de declarar a Mozambique país libre de la amenaza de minas antipersona», ha celebrado el ministro de Exteriores, Oldemiro Baloi, en una ceremonia que ha tenido lugar en la capital, Maputo.

«Estoy feliz de que nadie más va a terminar como yo. Estoy feliz porque la gente puede llevar a cabo sus vidas sin miedo a la amenaza de las minas», ha afirmado Jose Chiango, un hombre de 29 años al que se le amputó la pierna derecha desde la rodilla después de que pisara una mina en un distrito rural del este del país. Ahora, Chiango cojea con muletas y vigila coches en Maputo. «Es maravilloso descubrir que el país está finalmente libre de minas», ha añadido.

El número exacto de víctimas causadas por las minas nunca se sabrá, pero un importante informe de Human Rights Watch (HRW) en 1994 aseguró que las minas se cobraron la vida de entre 10.000 y 15.000 personas. Además, la organización estimó que 8.000 resultaron amputadas y que miles necesitaron tratamiento médico.

Según HRW, todas las partes en conflicto usaron las minas contra civiles de forma indiscriminada. Estos dispositivos aún continúan matando o mutilando después de que terminaran los enfrentamientos.

Mozambique estuvo en guerra casi de forma continua durante décadas. Primero, libró una guerra en 1975 para conseguir su independencia de Portugal y, después, el partido gobernante, el Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo), combatió a los rebeldes de la Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo), en un conflicto de actores interpuestos que fue parte de la Guerra Fría y que terminó con un acuerdo de paz en 1992.

CRECIMIENTO ECONÓMICO

En un país tradicionalmente pobre, eliminar las amenazas de minas antipersonas ayudará a estimular el desarrollo en una economía que presenta tasas de crecimiento del 8 por ciento, impulsadas por grandes reservas de carbón y petróleo aprovechadas por la inversión privada.

HALO ha explicado que la limpieza de minas ha ayudado a Mozambique a desarrollar su infraestructura, acceder a las vitales materias primas, aumentar el turismo y atraer a la inversión privada. Las comunidades ahora pueden cultivar y el ganado puede pastar de forma segura, ha destacado la ONG.

«Nadie más vivirá lado a lado con un enemigo oculto y enterrado. Creo que es importante, ya que despeja el terreno para que lo usemos para la agricultura», ha señalado una vendedora callejera de 48 años, Aldina Mondlane. «Cuando acabó la guerra, en mi localidad, mucha gente murió y resultó mutilada, no por las balas, sino por las minas antipersona», ha recordado.

Librar al mundo de minas, las cuales permanecen enterradas en la tierra mucho después de que un conflicto termine, ha sido una meta de los activistas desde hace décadas. El Premio Nobel de la Paz de 1997 fue otorgado conjuntamente a Jody Williams y a la Campaña Internacional para la Prohibición de Minas Antipersona.

La Convención de Ottawa de 1999, que prohíbe el uso, almacenamiento, producción y transmisión de minas antipersona, ha sido respaldada por la mayoría de los países, aunque entre ellos no se encuentran Estados Unidos, Rusia, China ni India.

HALO Trust trabaja en cinco países de África y espera que, para finales de 2017, el enclave de Somalilandia sea el próximo lugar del continente que sea declarado libre de minas.