Mohamed VI prohíbe a religiosos musulmanes actividades o posturas políticas

0
353

Mohamed VIEl rey Mohamed VI de Marruecos ha prohibido, mediante un decreto real, que los funcionarios religiosos musulmanes desarrollen actividades políticas en su país o manifiesten públicamente posturas políticas o sindicales.

El decreto, publicado en el último Boletín Oficial del 26 de junio, pero cuyo contenido no ha trascendido hasta ahora, prohíbe a los imanes, predicadores y demás clérigos que trabajan en el ámbito religioso «tener cualquier actividad política» durante el ejercicio de su misión o incluso «asumir una postura política o sindical».

En el texto se precisa que los religiosos musulmanes no podrán, de ningún modo, llevar a cabo actividades que «suspendan u obstaculicen el ejercicio de los rituales religiosos», ni las que «atenten contra las condiciones de tranquilidad, serenidad, tolerancia y fraternidad» en los lugares de culto, para evitar que las mezquitas se conviertan en púlpitos políticos o ideológicos.

El decreto da así carácter oficial a una prohibición tácita, ya que los funcionarios encargados del ámbito religioso suelen abstenerse de toda opinión política y se enmarcan estrictamente en el llamado «islam oficial» férreamente controlado desde el Palacio, sin que ni siquiera el gobierno marroquí intervenga al respecto.

Además, la nueva normativa impide a los responsables del campo religioso tener «cualquier actividad lucrativa» tanto en el sector público como privado, con la única excepción de obras científicas e intelectuales que no contradigan la naturaleza de su labor religiosa.

Asimismo, la nueva normativa pide a los responsables religiosos marroquíes que se comprometen con la doctrina de la escuela malekí, una de las más moderadas de la tradición suní, respeten los «fundamentos de la nación» y vistan el atuendo tradicional marroquí a la hora de ejercer sus misiones religiosas.

Marruecos abandera lo que llama «un islam malekita moderado» y con un componente sufí, por oposición a un islam salafista más extremista y restrictivo que está adquiriendo cada vez más influencia en el mundo árabe y también en el África subsahariana.